La dictadura de los ofendidos

Este verano escribí una entrada sobre la elección de la reina de las fiestas patronales de un pueblo cuyo nombre resulta ahora más piadoso omitir. Lo hice porque me pareció que la elegida no lo merecía. La razón era bien simple: la ganadora presentaba bastante sobrepeso y en general era menos agraciada, sin ser fea,... Leer más →

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: