CALLADO ESTOY MÁS GUAPO

No soy un estúpido. Todas las pruebas psicotécnicas que he realizado a lo largo de mi vida han indicado que tengo una inteligencia superior a la media. Muy poco superior a la media pero superior al fin.

Que nadie se confunda, tener una inteligencia superior a la media no es gran cosa en la era de Tik Tok y tampoco sirve de mucho ni no sabes aplicar ese pequeño tanto por ciento que te distingue del merluzo promedio.

Estos últimos días he tenido la ocasión de meter la pata en dos ocasiones por el mal uso o mejor dicho, del no uso que hago de esa inteligencia de más que los psicotécnicos se obstinan en atribuirme. y de tener, por ello, unos remordimientos de aúpa que es lo que me motiva a escribir esto.

Hace dos fines de semana asistí a una cena en un importante hotel de Barcelona. Durante la misma el camarero advirtió que había dejado limpios los platos y me comentó:

– El cocinero se pone contento cuando le devuelven los platos vacíos.

Bueno, es verdad que yo suelo comer de manera gargantuesca pero se trataba de platos de alta cocina y bajas raciones o sea que no tenía demasiado merito acabárselo todo aunque reconozco que estaban deliciosos.

Acabado el ágape decidí que era buena idea felicitar al cocinero y así se lo dije al camarero el cual aceptó el cumplido. Luego mientras caminaba hacia el ascensor me di cuenta de que tal vez tenía que haber dicho algo como:

– Felicite al cocinero dígale que la comida es tan buena como el servicio.

No me hubiera costado nada extender el cumplido al camarero cuyo desempeño había sido excelente.

Me di cuenta tarde. Una persona menos inteligente no se plantearía este dilema y alguien más inteligente simplemente habría mantenido cerrada la boca. Un mal uso de mi inteligencia puede resultar un pequeño insulto para un camarero eficiente y una fuente de remordimientos para mí.

Hoy también he tenido otra «anécdota». Caminando hacia el edificio de la térmica del HDCR me ha interpelado un señor que iba en coche.

– Perdone, ¿la salida?

Antes de seguir he de decir que acceder en coche al área del edificio de la térmica no es fácil, hay que conocer la única entrada desde la carretera tan solo señalizada por un diminuto rótulo semioculto entre arbustos y disponer de una tarjeta de seguridad, yo tengo una, para alzar las barreras que dan acceso al edificio y a los dos grandes aparcamientos aledaños.

A pesar de saber todo esto, deduje que este señor habría entrado por algún sitio desconocido para mí y le contesté:

– ¿Tiene tarjeta de seguridad? Señalándole las barreras.

– No me contestó el conductor – a lo que respondí:

– Siga todo recto y dé la vuelta al edificio, así podrá salir.

El señor me dio las gracias y se marchó.

Al instalarme en mi puesto de trabajo, mi inteligencia «superior a la media» me avisó:

– ¡Alarma por metedura de pata!

Cuando ya no hacía falta me di cuenta de que no había más salida en coche del recinto que a través de las barreras del acceso de la carretera, esta es la principal función de las mismas y que tenía que haber obrado de la siguiente manera:

– Perdone, ¿la salida?

– ¿Dígame por dónde ha entrado? – No descarto que pudiera haber otra entrada desconocida para mí.

– Por la barrera que está ahí. – Seguramente cruzó detrás de un coche sin apreciar que el conductor del mismo usaba una tarjeta, además entre la subida y bajada de la barrera pasa casi un minuto y a veces se quedan arriba hasta que pasa un segundo coche. No son barreras de máxima seguridad, solo el acceso al edificio de la térmica del HDCR no al banco de España.

– Pues debe salir por ahí. Siga a cualquier coche, la barrera tarda en bajar.

Es más podía ofrecerme a acompañarle hasta la barrera que estaba a cien metros y abrirle la barrera con mi tarjeta.

En vez de eso, un pobre hombre ha estado dando vueltas por el laberíntico entorno del edificio de la térmica, seguramente, lamentando haber pedido indicaciones para salir de allí al tonto con los mejores resultados en psicotécnicos de todo el HDCR.

Tengo que aprender a mantener la boca cerrada me hace parecer más guapo, más inteligente y evita desprecios a camareros eficiente y perdidas de tiempo a conductores extraviados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s