DESESCALADA. DÍA 12.

Regreso de Montmeló.

Llueve a mares. Estoy empapado en el tren.

No había nadie por la calle. El confinamiento en domingo es abrumador. Me ha dado impresión de ser el único en el mundo. Un mundo hostil: lluvia, virus, incertidumbre.

De momento resisto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s