DESESCALADA DÍA 4.

Menos gente por mi barrio a las 20:00.

Supongo que la salida en estampida de ayer se debió a la novedad.

He visitado a mi coche. Ya lo hago como si de un pariente enfermo se tratara. Y un pariente de esos a los que visitas por compromiso.

He ido con la esperanza de que la puerta del conductor se abriera con algunas instrucciones del manual. Pero al final he conseguido que no se abra ninguna.¡Puto amo!

He dado una vuelta para despejarme y he regresado al parquing por si acaso. En esta ocasión las demás puertas han abierto.

Debe de tratarse de cosas de baterías agonizantes. He oído que las de los modernos coches eléctricos se estresan. Lo seguro es que en los coches diésel de hace 13 años el estresado es el propietario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: