CONFINAMIENTO. DÍA 32.

Mis vecinos músicos atacan de nuevo. Son las siete de la mañana y mientras preparo las cosas para trabajar, oigo como una mujer canta una canción de la Oreja de Van Gogh, creo.

No son horas para ensayar, ni para cantar como está cantado. Diría que está bajo los efectos del alcohol o empieza a verse afectada su salud mental por el confinamiento.

Sea como sea no debería estar berreando a primera hora de la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: