CONFINAMIENTO. DÍA 23.

Lunes Santo. A la espera de me llamen de la empresa.

De pensar que este año estaba tan contento porque mi jefe había decidido que cerrásemos en Jueves Santo, que no es festivo en Cataluña.

Ayer me corté el pelo yo mismo con la máquina que uso para recortar la barba. ¡Qué mal! Parezco una francesa represaliada por tener relaciones con los soldados alemanes invasores durante la Segunda Guerra Mundial. En principio esta maquinilla también sirve para cortar pelo, pero no sé yo.

Mi madre a mitigado un poco el desastre, recortando aquí y allá. Ahora al menos parezco un Buda. Necesito una máquina mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: