CONFINAMIENTO. DÍA 16.

Primer día como trabajador no esencial.

Ayer volví a conectarme a Twitter. Tengo cuenta de Twitter desde hace años y nunca la uso. Recuerdo que me apunté a Facebook y a Twitter casi simultáneamente. La red de pajarito no ha logrado engancharme. Está demasiado enfocada a la opinión de cualquiera sobre cualquier cosa y tampoco tengo tanta necesidad de dar mi opinión y escuchar la de docenas de ególatras.

Facebook sí la utilizo. Me gusta formar parte de grupos sobre temas que me interesan y ciertamente me entretiene durante mis trayectos en cercanías. Reconozco que intervengo más, alguna vez escribo un comentario pero, ya digo, no es lo mío.

De todas maneras sean estas redes sociales como los “chat” de Youtube, plataforma por las que sigo las ruedas de prensa y comparecencias de las autoridades, están llenos de cretinos insultando al gobierno, a los partidos políticos y dando su opinión sobre temas que desconocen.

Siento vergüenza por toda esta gentuza: cuñados, enterados, desinformadores y canallas, sin formación básica ni vida propia, vomitando memeces. Como dijo Umberto Eco:

-.”Internet ha dado voz a legiones de imbéciles”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: