Te echo de menos Clipo

Te echo de menos Clipo. Sé que la mayoría de la gente te detestaba pero a mí me gustabas. En aquellos años el trabajo era duro, yo era joven y algunas tareas se me hacían cuesta arriba debido a la falta de experiencia y aplomo.

Pero allí estabas tú para dar un toque entrañable, inocente, a aquellas largas horas extras no pagadas. Reconozco que a veces te fui infiel con el perrito e incluso con el Einstein pero carecían de tu carisma y siempre volvía a ti. Sí, ya sé que pocas veces te usé, que yo era más partidario de presionar “F1”, pero me bastaba tu compañía.

Ahora Office es tan sobrio tan aséptico y yo soy ya tan mayor. Ahora el trabajo me resulta más fácil y está mejor pagado, pero mis vertebras y tendones se encargan de endurecerlo.

Me gustaría tanto tenerte de nuevo y poder echarte un vistazo entre punzada y calambre. Con el ibuprofeno y tus llamadas de atención, seguro que todo sería más llevadero.

Yo he madurado, Excel ha madurado y ya no hay sitio para asistentes de dibujos animados, bueno no hay sitio para ti ni en Office ni en este mundo infantil. Quién sabe si ofenderías a alguien por tener los ojos saltones, por ser delgado o ir sin ropa. Tal vez alguien se traumatizaría con los golpecitos sobre la pantalla que dabas sin avisar y pusiera alguna denuncia a tus desarrolladores.

En fin, te echo de menos y quiero que lo sepas desde el soporte magnético u óptico en el que estés archivado, quien sabe, si esperando tiempos mejores para volver a las oficinas del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s