La dictadura de los ofendidos

Este verano escribí una entrada sobre la elección de la reina de las fiestas patronales de un pueblo cuyo nombre resulta ahora más piadoso omitir. Lo hice porque me pareció que la elegida no lo merecía. La razón era bien simple: la ganadora presentaba bastante sobrepeso y en general era menos agraciada, sin ser fea, que todas sus oponentes las cuales se ajustaban más al ideal de mujer que puede participar en un certamen de belleza.

No estoy en contra de los concursos de belleza pues la gente guapa también merece tener oportunidades en la vida, pero me traen sin cuidado. Hice una excepción en este caso pues me pareció, como a otros en el pueblo, que había sido una elección desafortunada para no calificarla de algo más grave ya que no teníamos prueba alguna. Quizás no hubo nada reprochable en la elección de la reina de las fiesta del pueblo, pero resultaba evidente que fue una elección equivocada.

La semana pasada me avisaron desde WordPress que estaba recibiendo un montón de visitas en poco tiempo en este blog. Al parecer la entrada sobre la reina de las fiestas se había viralizado y deduje por las estadísticas que había sido entre los habitantes del pueblo en cuestión. Una viralización, modesta, rural pero teniendo en cuenta su población observé con asombro que al menos un 10% de los mismos habían leído la entrada en unas pocas horas.

No tardé en recibir dos comentarios:

El primero fue una airada respuesta de una mujer que se presentó como paisana del pueblo y que me acusaba de machista, “gordofóbico” (sic) y de que me gustaba mirar a niñas con poca ropa (dijo niñas, no chicas o mujeres, niñas), pues yo había comentado que a una de las finalistas la había visto en bikini en la piscina municipal y me pareció “la Venus de Milo con brazos”. No importaba la edad que tuviera la chica, yo era un pedófilo y un pajillero. Su aportación acabó con el deseo de que no volviera por allí y que me podía introducir las opiniones por vía rectal.
El segundo comentario, también de una paisana, fue una breve petición de que retirase la entrada pues no era consciente del daño que pudiera ocasionar. Pedir que retires una publicación porque no le gusta a alguien es un síntoma de que algo no funciona bien en estos tiempos.

-.  ¡Woodward, Bernstein! no podéis seguir publicando cosas del Watergate.

-.  ¿Pero por qué? Nuestras fuentes son fiables y las informaciones están contrastadas…

-.  No es eso. Es que Nixon se ha ofendido y está triste.

-.  No era nuestra intención… puede que nos hayamos pasado.

Al principio me mostré combativo. Contesté a la iracunda señora del primer comentario de la forma más hiriente que pude. No me sentó bien que me acusase de pedófilo y pajillero. ¡Yo no soy ningún pedófilo! Esa es una acusación muy grave y me hirvió la sangre. Al segundo comentario contesté de manera más amable haciendo valer mi libertad de expresión y recordando que en la entrada me ofrecí no sólo a retirarla si me demostraban que la elección de la reina de las fiestas no era un concurso de belleza sino a pedir disculpas públicamente.

-. Bueno, ¿Y qué pasó? ¡Es que te enrollas

-. Lo siento, hipotético lector. Iré al grano. Lo que pasó es que al final retiré la entrada.

-. ¡Vaya! ¿Y por qué?

Vivimos en la dictadura de los ofendidos. Son malos tiempos para expresarse. Hoy en día son muy tenues, las líneas fronterizas entre la opinión y la agresión entre el sarcasmo y el insulto, entre la ironía y la burla. Hemos pasado de reír chistes de mariquitas y gangosos a no poder decirle a una chica de físico promedio que no es adecuada para ganar un concurso de belleza por el daño que podemos causarle a ella, olvidando el daño que se le hace a las autenticas merecedoras del premio. Por lo visto hemos de decir que la belleza está en el ojo del que mira y que todos podemos ser Mister Olympia o Miss Universo y sinceramente, para eso prefiero no opinar.

No costaba demasiado demostrarme que la reina de las fiesta fue elegida por su devoción a la patrona, por sus conocimientos del folclore o porque hizo una tesis doctoral sobre la historia del pueblo, me hubiesen dejado en evidencia y me habría tenido que disculpar, pero sólo recibí acusaciones de machismo y de comportamiento sexual degenerado. La paradoja de nuestros tiempos, el ofendido, sí puede ofender.

Pero la razón principal para retirar la entrada es que quizás me excedí. Puede que no hiciera falta ser tan caustico, cómo fui y sobre todo puede que centrara la responsabilidad demasiado en la chica de lo sucedido. Debería haber investigado si realmente hubo tongo por parte de las autoridades y haber tenido el valor de denunciarlo en tal caso. Aunque también se requiere valor hoy día para hablar sobre el físico de una participante en un evento público. Puedo decir lo que me venga en gana sobre Justin Bieber, pero por decir que los michelines no son el mejor atributo para exhibir en un concurso de belleza igual me gano una denuncia.

Sea como sea, ya se ha enterado suficiente gente de mi opinión y en estas circunstancias, continuar con su publicación resultaría un escarnio para una muchacha que, al fin y al cabo, no ha hecho nada malo. Hay problemas en el mundo muchos más graves que denunciar y personas mucho más antipáticas sobre las que escribir. Espero tener el valor para ello en lo sucesivo.

Anuncios

2 comments

  1. Es una realidad la dictadura de los ofendidos, que normalmente son gente mediocre, con dos dedos de frente pero muchas ínfulas infundadas. Estamos en un momento social donde el feísto, el estupidismo y la ignorancia altanera campan a sus anchas. Hace unos años a nadie se le ocurría alardear de no leer un libro jamás o de no haber pisado un museo. Y ahora si te declartas lector, te gusta el arte y la literatura, poco menos
    Yo también tuve una pelotera con una que me acusó de ser “muy dura hablando”. Y es que, querido David, a la gente simple no se le puede poner un espejo delante y quitarles la careta.

    1. … le di al Enter sin querer. Retomo donde me interrumpí:
      Y ahora si te declaras lector, te gusta el arte y la literatura, poco menos que eres un terrorista social, un culturetas presuntuoso, un académico frustrado…
      En fin.
      Posiblemente esas dos paisanas críticas son la madre y la tía de la reina oversize, y están protegiendo a su cachorra, como hacen los malos padres chuleando a los profesores que intentan inútilmente educar a sus vástagos mal criados.
      El signo de los tiempos, no digo más.
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s