Crítica a cincuenta sombras de Grey.

Viendo la peli.

Los créditos están amenizados con una excelente versión del “I pull spell on you” no obstante la versión de Nina Simone siempre será mi favorita. Espero que el el resto de la película está a la altura de la canción. Puede verse al Sr. Grey vistiéndose y arreglándose para ir a trabajar. Esta primera escena es muy similar a la también primera escena de la película italiana “La mejor oferta” (2013). Buena música pero nada nuevo de momento.

Minuto 02:00 aproximadamente.

Una griposa periodista le pide a su “roommate” Anastasia Steele, que le sustituya en la entrevista que tiene que hacerle al tipo que se vestía en los créditos. A pesar de que la compañera de piso y a la sazón protagonista de la película tiene coche le presta el suyo. Es una estudiante de ultimo curso de periodismo y vive en una buhardilla, pero tiene un Mercedes descapotable. Será un regalo de su familia imagino, pues con lo que cuestan las letras de ese coche podría vivir sola de alquiler.

Minuto 05:00 aproximadamente.

Los dos protagonistas se conocen. Anastasia que abrevia su nombre como Ana (algo muy similar a lo de Bella por Isabella de Crepúsculo) actúa como una mema recién llegada del pueblo, pese a su media académica de sobresaliente (resulta curioso que el apellido de esta chica suene como “steel”, acero en inglés) pero es de lo más cándida).

Empieza la entrevista con una pregunta original ¿Cómo siendo tan joven (27 años) ha montado tal imperio empresarial? Es una buena pregunta ya que ni Bill Gates o Amancio Ortega lo lograron tan pronto. Además de que el tío estaba mirando por la ventana con pose molona cuando Ana entra en el despacho, durante toda la película no hace más que jogging, conducir coches carísimos, volar en planeador y comprar en ferreterías. La actividad profesional del tío impresiona.

Minuto 08:00 aproximadamente.

Surge el amor. Inexplicablemente la chica se enamora del multimillonario guapísimo que además la colma de regalos.

Minuto 40 aproximadamente. ¡Sí minuto 40!

Después de casi tres cuartos de hora de ñoñerías, más regalos caros, escenas sexo caricaturesco con exhibición de pezones y un conato de acción donde el Sr. Grey defiende a Ana de un baboso que quiere abusar de ella (segunda coincidencia con Crepúsculo) se produce la gran sorpresa argumental del film:  Christian Grey le muestra su sala de juegos donde acostumbra a dar rienda suelta a sus fantasías sexuales de dominación y sadismo. Bueno el dice que no es un sádico sino un amo y que es así porque una amiga de su madre abusó de el cuando era adolescente, es decir, hace tres meses como aquel que dice. Es aquí donde se produce la tercera coincidencia con Crepúsculo, ambas escenas cumbre de la historia del cine:

En Crepúsculo.

– Edward Cullen. – Soy un vampiro inmortal de 150 años que bebo la sangre de animales vivos para subsistir.

– Bella.- No importa, te amo. ¡Fóllame!

En 50 sombras de Grey.

– Christian Grey.- Soy un degenerado al que le gusta pegar a las mujeres y me vas a firmar un contrato por el cual te despojo de cualquier dignidad y me autorizas a tratarte como a una mierda cuando me venga en gana.

– Ana.- No importa, te amo. ¡Fóllame!

Hora cincuenta minutos.

Después de más de una hora de más ñoñerías, dudas de Ana e insistencia enfermiza de Grey para que la niña de sus ojos firme el contrato de sumisión, se produce por fin la primera escena de sadismo. El protagonista le propina 6 latigazos, 6 ¡eh!,  en el culo a Ana pero esta se ofende y se cabrea. ¡Claro! esta recién licenciada con sobresaliente, después de leer y analizar el contrato de sumisión, ver los látigos, las fustas y que la ataba cuando hacían el amor, ¿cómo iba a suponer que acabaría pegándole? ¡Es casi imposible imaginar tal cosa! Claro, le sienta mal y decide marcharse entre sollozos.

Fin abierto para la segunda parte de la película.

La crítica.

¿Pero qué mierda es esta?

La verdad me confunde el éxito obtenido por esta película y por las novelas en las que está basada este bodrio y me asaltan algunas dudas:

  • En una entrada anterior de este blog preguntaba cómo habíamos pasado de Janis Joplin a Miley Cyrus me pregunto como hemos pasado, por ejemplo, de  “La costilla de Adán (1949)” con unos maravillosos Katharine Hepburn y  Spencer Tracy, a esta basura de 50 sombras de Grey.
  • ¿Por qué esta la trilogía de novelas en que se basa este vómito, gusta a tantas mujeres? Recordemos que esta trilogía escrita por la escritora británica  E.L. James ha vendido casi 70 millones de ejemplares en todo el mundo el 80% comprado por mujeres y que la película recaudó en el día de su estreno 2,5 millones de dólares americanos.
  • ¿Las mujeres que leen una novela donde un cabrón disfruta pegando a otras mujeres no sienten el más mínimo rechazo? ¿Mientras el cabrón sea joven, guapo y muy rico puede hacer lo que quiera en sus fantasías lúbricas?
  • ¿Qué hubiese pasado si esta novela hubiese sido escrita por un hombre? ¡Que pregunta más tonta!, es obvio que nunca hubiese llegado a publicarse y de haberse publicado, el autor y la editorial estarían totalmente desacreditados y acribillados a querellas por un sin fin de asociaciones feministas  y en defensa de los derechos de la mujer.

Para acabar ¿No tienen ya bastantes problemas las mujeres en la vida real? Desigualdad y acoso laboral, violencia doméstica, sumisión y desprecio en medio mundo por parte de religiones que las degradan a la categoría de ganado. ¿Hace falta seguir con la humillación en sus fantasías eróticas?

¿Alguna me puede explicar el éxito de esta película?

Anuncios

Cosas de izquierdas.

Me siento progresista pero no consigo definirme como de izquierdas ya que creo que esta definición política o ya no es lo que yo entendía en mi juventud o no logro identificarme plenamente con esta manera de pensar y sobre todo de actuar políticamente hoy día.

Un ejemplo: hoy por todo el distrito de Sant Andreu de Barcelona puede verse este cartel.

20150407_181158

Está en catalán pero yo se lo traduzco a quien no lo entienda. Viene a decir que vamos a la revolución este primero de mayo, abajo el capital, defendamos nuestros derechos y tal. Todo ello enmarcando una foto épica de un obrero empuñando su martillo. Venga vamos a las barricadas, pero en día festivo remunerado, eso sí, no vaya a enfadarse el encargado.

¡No hermanos proletarios! La revolución si la queremos hacer hay que hacerla ya. No hay que esperar a que sea fiesta de guardar. la Bastilla y el Palacio de Invierno no se tomaron en vacaciones.

Entiendo por ser de izquierdas hoy día  el proteger a los trabajadores de la explotación, promover la igualdad y la libertad de decisión sobre su cuerpo de las mujeres, separación absoluta entre iglesia y estado y garantizar educación y sanidad pública de calidad para todos. Para ello hacen falta organizaciones políticas valientes que se atrevan a cumplir los objetivos antes enumerados y un electorado que los apoye o que les de la espalda cuando, como pasa a menudo, escoran a la derecha.

No es necesario salir con armas a la calle, tomar el congreso ni quemar conventos, pues no sólo son cosas del pasado, sino que  nadie tiene el valor de hacerlas. Ningún trabajador padre, madre de familia, van a arriesgar lo poco que tienen por darle con un martillo a un antidisturbios. Dejémonos pues de carteles épicos y hagamos cosas. No sé pero a mi me parece que en la izquierda actual hay mucho postureo, mucho ego, mucho debatir. y eso me desalienta. La izquierda debate, la derecha actúa.

Contribuye también a mi confusión el espectáculo de la izquierda fragmentándose en minúsculos partidos y su tendencia a enfrentarse entre ellos. Pero además ¿existen realmente partidos de izquierda en este país? ¿Lo son los “reformadores-de la constitución-no-se-vayan-a-enfadar-en-bruselas” del PSOE, los ortodoxos del marxismo de IU que forman gobierno con la derecha a la que te descuidas o los catedráticos de a 450.000€ el informe bolivariano de Podemos? Todos tirándose los trastos a la cabeza mientras el gobierno elimina los derechos de los trabajadores, promulga la “Ley Mordaza”, impone la cadena perpetua y nos cuela secretamente eso que tanto miedito da llamado TTIP.

En fin, no sigan leyendo, los Monty Python ya expresaron lo que siento en esta mítica escena de La vida de Brian, mejor verlos a ellos.

La gente es idiota… y yo también.

La gente es idiota.

El otro día leí con incredulidad que se había puesto de moda entre los adolescentes del tipo “Cani” o “Reggeton” pasar el rato sentados frente a las Apple Stores aunque estén cerradas y aunque no tengan dispositivos de esa marca. Hoy he podido comprobar que es cierto. Me han comentado que es que en las tiendas de esta marca hay WI-FI libre siempre. Bueno no sé, el caso es que también hay WI-FI en toda la plaza de Cataluña con la que colinda la tienda que he visto y además esos angelitos no parecían estar haciendo nada que requiriese conexión a Internet. Simplemente están. He aquí las evidencias:

20150406_173508

20150406_174230

Los barceloneses que, hipotéticamente, lean esta entrada sabrán que la fachada que se ve en las fotos pertenece a la “Apple Store” del Paseo de Gracia, los demás amables lectores tendrán que fiarse de mi palabra. Sé que las fotos no se ven muy bien pero es porque las he hecho muy deprisa. ¡Quién sabe como pueden reaccionar individuos de tan alto coeficiente intelectual si ven que les hacen fotos!

Yo también soy idiota.

El otro día sentí indignación por la actual campaña publicitaria de las tiendas Desigual. – Mira que maquillar a una modelo de manera que parece que tiene síntomas de vitiligo. – Pensé indignado para mis adentros. – ¡Qué publicistas tan torpes! ¡Menuda gracia les debe hacer a los que padecen esta enfermedad que despigmenta la piel!

Pero hoy mirando el anuncio atentamente y buscando el nombre de la modelo en Google resulta que padece de vitiligo de verdad. Se trata de Winnie Harlow o también conocida como Chantelle Winnie y es esta:

Chantelle

En fin, bien por ella y mal por mí. No debería ser tan prejuicioso me convierte en un idiota a la altura de los chavales antes citados. ¡Bueno! No tanto.

Dudas y comentarios sobre el accidente del avión de Germanwings.

Antes de empezar con esta entrada quiero dejar bien claro, tal como he dicho en no pocas ocasiones en este blog, que no creo en conspiraciones mundiales por parte de “reptilianos”, “iluminati”, Área 51 y chorradas similares. Así que si algún amable lector piensa que voy a sugerir que el avión siniestrado fue derribado por un OVNI o por un experimento militar secreto de los americanos, le recomiendo que no siga leyendo.

A pesar de mi escepticismo sobre todo lo misterioso y lo oculto encuentro que hay veces que los medios de comunicación y el comportamiento de las autoridades invitan a pensar que hay algo raro detrás de un acontecimiento trágico y el accidente aéreo en los Alpes franceses del avión alemán de Germanwings es uno de ellos. Y como yo comparto el gusto por el morbo de la gente, estuve interesado en el tema. No mucho tiempo, tengo que decir en mi descargo, hay otros morbos que me interesan más, pero si el suficiente como para encontrar algunas cosas que no entiendo y que me gustaría comentar. Empecemos.

  • Descubrieron muy deprisa la causa del accidente.

No había pasado ni un día cuando ya se sabía que el avión había sido estrellado por el copiloto, que este se había suicidado y que no era un acto terrorista. Y todo porque la primera caja negra se encontró muy pronto. Lo cual no suele ser habitual y menos cuando el accidente es en una zona tan escarpada e inaccesible como una cordillera.

  • Los medios de comunicación ya sabían todo de Andreas Lubitz a las pocas horas del siniestro.

Los medios no sólo sabían su identidad sino también, historial académico, médico y disponían de fotografías excelentes donde se le ve con claridad frente al Golden Gate o corriendo con gesto épico una carrera urbana. No sé, pero es algo que me recuerda mucho a la mítica escena de la película de Oliver Stone, JFK, donde X brillantemente interpretado por Donald Sutherland, le cuenta a Jim Garrison que desde el principio sospechó que toda la información sobre  Lee Harvey Oswald se parecía mucho a las historias inventadas por los servicios secretos a los que el mismo pertenecía y del tipo que el mismo había usado en conspiraciones contra gobiernos enemigos.



  • Los medios de comunicación encuentran información alarmante sobre Lubitz que en Lufthansa y Germanwings ignoraron despreocupadamente.

Al parecer la información médica y psiquiátrica del copiloto era de lo más accesible para la prensa, pero no para sus superiores jerárquicos que lo ponen a los mandos de un avión comercial cuando todo indica que el tío no estaba capacitado ni para mozo de equipaje.

Puede que los responsable de las compañías aéreas alemanas sean muy confiados, o que los problemas psicológicos de Lubitz no fueran tan graves. Se atribuye estos a dos motivos principalmente.

  • No aprobó el curso de piloto comercial en una prestigiosa escuela de vuelo norteamericana.
  • Sufrió un desprendimiento de retina que mermó su capacidad visual y temía no pasar la revisión médica para ser comandante en Lufthansa.

Verán yo he vivido ambas situaciones. No logré ser ingeniero y estuve enfermo de la vista 28 años. Cómo simple técnico o delineante me he mantenido en el ambiente profesional que a mí me gustaba, al principio sentí cierta frustración, sobre todo por no poder alcanzar ciertos niveles salariales, pero logré superarla al ver por ejemplo, de las increíbles responsabilidades que me había librado. Lubitz podía seguir en el mundo que tanto amaba como copiloto o como otro tipo de técnico y por supuesto nada le impedía volar en otro tipo de aeronaves si como dicen, volar era su mayor pasión.

En cuanto a mi enfermedad oftalmológica, mi mayor preocupación no era, si podía sacarme el permiso de conducir sino si acabaría vendiendo cupones. Imagino que el criminal copiloto después de sufrir nada menos que un desprendimiento de retina, su mayor preocupación sería el tener que cambiar los mandos de un avión por un bastón blanco.

En todo caso, dejo a criterio de los profesionales de la psicología si ambos motivos son causa de suicidio homicida.

  • La segunda caja negra, vital para resolver el caso, es encontrada por una mujer en su primer día de trabajo.

No sé si esta noticia está contrastada debidamente, pero el otro día los medios comentaron con gran alborozo y admiración que una gendarme o bombera, no sé, en su primer día en la zona de búsqueda encontró la segunda caja negra, que todos sus compañeros no fueron capaces de encontrar en todo el tiempo que llevaban allí. No lo pongo en duda, es más, no me extrañaría, que una mujer lograra algo que un montón de tíos no son capaces de hacer, pero tratándose de este tipo de sucesos resulta extraño. ¿Cómo podemos saber que la caja negra no la “llevaba” la nueva o que le indicaron donde buscar una caja negra puesta “ex profeso”? Pregunto, no afirmo, ¡eh!

  • La segunda caja negra demuestra que el copiloto aceleró mientras descendía para asegurar un impacto mortal.

No sé como funciona un avión y no sé como se acelera un avión. Lo que sí sé es que cualquier objeto que cae sometido a la gravedad se acelera hasta los 9,81m/s2 (dependiendo de la inclinación de su trayectoria y otras fuerzas que actúan en aviación). Aunque el avión de Germanwings estuviera con los motores apagados y ya no digo en caída libre, al descender aceleraría igualmente. Imagino que la caja negra registra cuando se acciona el acelerador en un avión, pero me sorprende que la noticia se divulgue como la gran cosa y que nadie se pregunte que tanto influyó la gravedad en la aceleración del avión que registró la caja negra.

  • Los suicidas que amenazan con matarse y llevarse por delante a otras personas suelen avisar o querer llamar la atención.

Tampoco soy psicólogo, pero a lo largo de la historia y diariamente en los medios de comunicación hay suficientes ejemplos de suicidas que amenazan con matarse y matar a más personas con el objeto de hacer alguna demanda política o personal. Lubitz decide suicidarse sin decir nada, llevándose por delante la vida decenas de personas sin previo aviso y sin hacer ninguna petición, como que no lo despidan o cualquier otra reivindicación descabellada. ¡Pero sí hasta los islamitas suicidas graban un vídeo explicando sus intenciones!

  • ¿Qué hubiera pasado si el piloto no hubiese tenido que ir a orinar?

¿Cómo sabía este que su comandante abandonaría su puesto en algún momento y en concreto antes de una maniobra tan crítica como un aterrizaje?

¿Estaba tan motivado a suicidarse que lo hubiera hecho de todos modos, tal vez hubiera agredido al piloto dejándolo inconsciente o matándolo?

¿Un suicida aprovecha una oportunidad fortuita para matarse sabiendo que se lleva por delante a cientos de vidas?

¿Un suicida está en permanente estado de desesperación que aprovecha la menor oportunidad para matarse?

¿Qué ha sido de los suicidas que permanecen horas parados en una cornisa decidiendo el momento de acabar con su existencia, mientras la muchedumbre los mira y los negociadores intentan salvarlos?

  • ¿No resulta casual que ocurra una tragedia aérea provocada por un piloto justo cuando las medidas de seguridad en los aeropuertos para los pasajeros se han intensificado hasta rozar la paranoia?

No digo que signifique algo sólo que es casual que después de haber aumentado las medidas de seguridad en los aeropuertos europeos el pasado 1 de marzo, el 24 ocurra un accidente provocado por un miembro de la tripulación.

Tanto registrar maletas, tanto mostrar aparatos electrónicos, tanto dosificar los líquidos que entran en las aeronaves, tanto quitar zapatos, tanta bolsa transparente y se nos cae un avión porque el copiloto está mochales y el comandante no puede entrar en su propia cabina de mando.

Por cierto, entiendo que la cabina debe de ser hermética para “yihadistas”, sobre todo desde el 11-S, ¡pero no para el comandante, por el amor de Dios! Hace tiempo que existen sistemas de apertura de puertas con sensor de huella dactilar, en mi antigua empresa lo teníamos. O algún mando o combinación de desbloqueo que sólo el comandante conozca.

Bueno ya sé, que alguien puede decirme que esas medidas no sirven si le ponen una pistola en la sien al piloto y le obligan a abrir la puerta de la cabina, pero cualquier sistema de alarma o seguridad suele tener un código o una combinación de disuasión que avisa a la central de seguridad o a la policía. Además alguien que es capaz de amenazar al piloto delante de todo el pasaje seguramente ya tiene previsto como abrir la puerta de la cabina.

  • Por último, que hemos hecho para merecer un presidente de gobierno como este.

Para concluir insisto en que no sugiero ninguna conspiración ni acuso a nadie de haber derribado el avión y ocultarlo acusando a un chivo expiatorio, pero no me digan que es un suceso extraño, no tanto por lo acontecido sino más bien, como ha sido tratado por los medios de comunicación. Espero ir obteniendo respuestas racionales de las dudas conspiratorias  que acabo de exponer y dejo esta entrada abierta para incluirlas. Será un placer como escéptico.