Los hombres no podemos decir que no.

Regreso de Zaragoza en el AVE. Extenuado por estar midiendo calles bajo el sol de la capital aragonesa. A mi lado sentada, una chica de unos veinte y pocos teclea frenéticamente en su iPhone. Sus uñas están esmaltadas de un verde raro, el mismo verde de sus zapatillas. No me llama la atención. Es muy... Leer más →

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: