Gorras, capotes y estados de ánimo

Septiembre de 2013.

Estoy  solo, cansado y pensativo en el metro de Nueva York. En la parada de la Avenida Elmhurst de la línea R, dos muchachos afroamericanos ponen música a todo volumen. A ritmo de Hip-Hop empiezan a bailar y a hacer malabarismos con sus gorras. Luego, tras lo que al parecer era un calentamiento, empiezan a hacer equilibrios y piruetas en la barras centrales del vagón. Los miro con asombro, lo hacen muy bien. Los otros viajeros deben pensar lo mismo pues sonríen y hacen comentarios  mirándoles de reojo.  Los muchachos se mueven enérgicamente y a pesar de su gran estatura consiguen realizar sus volatines y cabriolas sin molestar ni tan sólo rozar a los pasajeros. No parece que pidan dinero, simplemente bailan. Me olvido de mis obsesiones y me divierto mirándoles. En Queens Plaza se bajan, su juventud y su energía han hecho que me anime. Solo pero menos cansado y pensativo espero impaciente el momento de llegar a Manhattan.

Mayo de 2014

Estoy solo, cansado y pensativo en el metro de Barcelona. En la parada de Monumental de la línea 2 un anciano encorvado y apoyado en una muleta comienza a gritar palabras indescifrables. Tosiendo y expectorando, enrolla un mantón floreado con flecos a su muleta a modo de capote y comienza a citar a un toro imaginario que, también imaginariamente, le embiste. Lo miro con desazón, su actitud desconcierta y apena. Los demás viajeros deben pensar lo mismo pues apartan la vista o comentan con desdén mirándolo de reojo. Se mueve torpemente y con dificultad, pero sus medias verónicas molestan y rozan a los pasajeros. No parece que pida dinero. Simplemente torea. Me hundo en mis obsesiones y me entristezco mirándolo. Su demencia y su fracaso me abruman.  En Sagrada Familia me bajo para hacer transbordo. Solo, más cansado y más pensativo, espero impaciente el momento de llegar a casa.

Anuncios

¿Qué es lo que ha salido tan mal?

Miley-Cyrus-Wrecking-BallA mis 45 años una de las figuras de la canción es una tal Miley Cyrus, otrora llamada Hannah Montana. Hannah Montana era una niña personaje de serie infantil que creció. Como muchos otros niños artistas al crecer pudo convertirse en un juguete roto, pero ha tenido suerte y se ha convertido en una jovencita muy atractiva. Como tampoco ha perdido la voz sus productores han decidido seguir rentabilizándola. Pero el peso de ser un personaje infantil, el peso de Hannah Montana, es aplastante por lo que no es fácil que el público se olvide de esta y empiece a valorar a Miley Cyrus de la noche a la mañana.

Para acelerar el proceso de convertir al ídolo infantil en ídolo adolescente, los productores de la niña han decidido que se comporte como una ninfómana especialmente excitada y añada a todas sus actuaciones una buena dosis de sexo pueril, consistente en llevar ropa dos tallas menor, sacar y menear la lengua cual rumiante y restregar su trasero en la bragueta de algún imbécil. Sí todo eso falla, se le graba un vídeo donde la chiquilla salga desnuda cabalgando sobre una bola colgada de una cadena.

Cuando yo apenas gateaba, otra mujer estaba ligada a una bola y a una cadena. Según los cánones de belleza de ahora, ni siquiera se consideraría agraciada. Era escuchimizada y canija. Su pelo estaba enmarañado y sus dientes ennegrecidos, pero su alma se escapaba por las grietas de su voz incomparable. Esa mujer dejaba boquiabierta a la audiencia cuando le cantaba a su amor preguntándole con la lluvia tras los cristales: “¿Qué fue lo que salió tan mal? ¿Por qué te fuiste y me dejaste sintiéndome como bola y cadena?

?????????????????????????????????

Janis Joplin un día faltó al trabajo. La encontraron muerta por una sobredosis de heroína, que se inyectó para mitigar la pena porque su amante estaba con otras mujeres. Bueno… ¡Tal vez!. Lo cierto es que Janis Joplin dejó de existir cuando yo comenzaba a hacerlo. Un abismo cultural y temporal nos separa, pero cuando la oigo cantar, pidiéndole a Dios un Mercedes Benz, me pone los pelos de punta como ningún artista actual logra hacerlo. Por eso me pregunto: ¿Cómo hemos pasado, de Janis Joplin a Miley Cyrus? ¿Qué es lo que ha salido tan mal?