Los nazis aburren

Paseando por Barcelona estos días puedes ver anunciada por doquier la película: “La ladrona de libros (2013)“. Una nueva película norteamericana sobre la lucha desigual por la libertad de algún héroe anónimo bajo el yugo del régimen nazi. ¡Cómo les gustan los nazis a los americanos! Bueno, ya les gustaban en la época en que estos pululaban por aquí (recuérdese a Henry Ford). Yo por mi parte no pienso ir a verla. Las películas sobre nazis me aburren.

La última película sobre los nazis que vi voluntariamente  fue “la lista de Shindler (1993)” y ya tuve bastante. Los nazis son historia pasada y no me vale eso tan ridículo de que si no conoces la historia estás condenado a repetirla, pues la historia se repite la conozcas o no tal como tan dolorosamente estamos experimentando en nuestras propias carnes. Conocemos bien adonde lleva el capitalismo salvaje y los nacionalismos extremos y estamos en ello nuevamente. Los nazis originales, los de Hitler y compañía, ya no están pero su herencia pervive. ¿O es que la actual política económica de Alemania no es una nueva dominación y sumisión del resto de Europa? ¿De que nos ha servido tanto conocimiento de la historia a través del cine y la literatura?

Nosotros, nuestra generación tiene su propia historia de abuso de poder y opresión, de crisis económica y explotación de los trabajadores. No tenemos nazis con uniformes molones  desfilando, pero tenemos nazis que asaltan sedes de partidos de izquierda o propinan palizas a indefensos homosexuales.

Para que voy a ir a ver una película que pretende emocionarme enseñándome a una Gestapo que registra sótanos buscando libros prohibidos y judíos escapados, cuando en mi propio tiempo histórico, la NSA puede saber todo de mí, e incluso tenerme localizado pinchando mi teléfono celular. ¡Qué cutres los nazis!

¿Qué me importan a mí las ostias que repartían las S.S. en el año de catapum cuando las policías españolas, bajo el mando los políticos más reaccionarios que hemos tenido en democracia en esta país, reparten leña a los vecinos del Gamonal o matan a un empresario hostelero entre ocho agentes?

¿Qué me preocupa a mí la propaganda nazi antisemita? Vivo inmerso en un maremágnum de información manipulada y parcial que distorsiona no sólo la impresión sobre un pueblo o una raza sino la de casi todos los aspectos de la sociedad actual. El Dr. Goebbels lleva 69 años muerto, ya no asusta como asustan algunos directores de periódicos que tenemos por aquí.

Los nazis están pasados de moda,en mi opinión, y aburren. Son ya un icono de la historia como la inquisición española o el caballo de Atila. Haciendo películas sobre ellos conseguirán que las nuevas generaciones, para los que son algo nebuloso y lejano en el tiempo, los conviertan en malos de esos a los que se admira como el Imperio de Star Wars y lo más grave, que proliferen cada vez más esos llamados neonazis como tristemente ya está pasando en casi todo el mundo.

Dejemos a los nazis en el baúl de los malos recuerdos de la historia y preocupémonos de nuestro presente que si no es tan oscuro como la época en que nuestros abuelos los sufrieron, va camino de serlo.

Entradas relacionadas.

Cosas nazis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s