Diario de viaje. Día 1.

Hotel Pan American en Queens

Escribo esta primera página de mi aventura americana desde el McAuto que hay en frente de mi hotel. La alegría que me ha dado el encontrarlo después  de vagar perdido, de noche, sin teléfono ni guía, me ha motivado a celebrarlo con un opiparo Big Mac que me sabe a gloria.

Menudo día. Me registran en Barajas desvaratando mi equipaje y resbuscando hasta en mis caries. Luego en el JFK  me retienen en inmigración porque dicen que hay un problema con mi nombre ¡Claro Torres López es de lo más común entre yihadistas!  Y entre ello un viaje eterno con un frío que me moría. Menos mal que al menos me entretuve viendo “The  big bang theory”  y dí buena cuenta de la merienda pantagruélica que nos sirvieron.

Pero ha merecido  la pena. Nueva York al fin. Tras instalarme en mi hotel donde todo el mundo habla español, recorro Queens bulevar hasta encontrar  una parada de metro.  Tengo una humillante experiencia con la máquina  que vende la Metrocard pero acabo comprándola. Pillo  el primer tren que llega. Compruebo  con alegría que me lleva hasta Time Square.

Mi parada de metro.

Allí me apeo. No acabó de  identificarla con ninguna de las imágenes que tenía de ella. Además  está  en obras. Empiezo a ponerme nervioso cuando de repente aparece  ante mí el edificio Crysler. Creo que se me corta la respiración, no es la tétrica mole de las películas, más bien parece una brillante espada que corta el cielo de Manhattan.

El edificio Crysler.

Me dirijo hacia él  como hipnotizado, cuando por el rabillo  de mis prótesis  oculares lo veo. El Empire  State. El edificio Crysler es más bonito, pero lo primero es lo primero, y mi hipnotización me conduce hasta el mito. Yo he venido a verlo a él y todo lo demás  es propina. Parece que está  aquí al lado pero tengo que caminar tanto que empiezo a flaquear, no obstante, me quedan fuerzas para dar vueltas por Midtown con la boca abierta por la impresión que me causa todo cuanto veo. Me imagino a mi mismo como un Paco Martínez Soria embobado al que sólo le falta la cesta con gallinas.

El Empire State desde el Puente de Brooklyn

Lo demás  es historia, tomó el metro hacia el hotel, me equivoco y  ¡hala! a vagar a ciegas y exhausto por Queens. Pero me da igual, pese a todo, hoy es uno de los días  más bien felices de mi vida.

Anuncios

2 comments

  1. Feliz por ti… Que lo desfrutes mucho, que finalmente te pierdas para siempre en NY, y que secretamente nos invites a los amigos a buscarte… más de uno igual también se pierde y no encuentra el camino de vuelta, jejejejej….

  2. David, bajando la 5th desde el Empire está el Flatiron Bld. Por Dios, no te lo pierdas y baja caminando hasta el Down Town. Es un paseo precioso, lleno de librerías, bares, cake’s shops… Párate a descansar en Union Square Park, quizás veas a Sarah Jessica Parker, que es muy de parques. 😉
    Te envidio verdemente!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s