Por si no vuelvo.

Mi primer DNI 14 años

En esta entrada con título de bolero, quiero contar describiendo verbatim algunas anécdotas de mi vida que comento pocas veces porque no encajan en la mayoría de conversaciones y sinceramente porque son pequeños éxitos difíciles de contar para un hombre que como yo, se ha pasado la vida auto degradándose.

1 – Fui campeón escolar de ajedrez.

Pues sí. Gané el primer campeonato escolar del Liceu Ramón Llull que se celebró. Gané el título al vencer en la final a un compañero cuyo nombre omitiré pues hoy día es un conocido locutor y presentador de la radio y televisión catalanas.Vencí con tanta autoridad y holgura que casi me da vergüenza exhibir el trofeo que me dieron, que por cierto pesa una barbaridad.

2 – Quedé finalista de un concurso de belleza.

Esto no lo sabe casi nadie. Nunca lo cuento porque no es fácil de creer, pero siendo este mi blog y lo lee quien quiere, tendrán que fiarse de mi palabra. No, no fue un concurso en una fiesta del imserso para octogenarias con deficiencia visual, no. Fue el concurso de a ver quien era el más guapo de octavo de básica. Me ganó el pavisoso del Daniel Salvador, supongo que porque era más alto que yo y eso le dio más puntos. Ni que decir tiene que mi sorpresa fue mayúscula, pues, yo era de los pocos que no había participado de los jueguecitos sexuales de adolescentes que se vivían en aquellos tiempos. Nunca sobé a ninguna compañera ni siquiera a Elisabeth S. ni a Mónica R. que tenían fama de fáciles. Bueno no es cierto, una vez jugando al futbol con una pelota hecha de papel de aluminio y cinta americana tropecé y caí sobre Nuria D. Instintivamente mis manos se colocaron en posición de recibir el impacto del suelo, pero acabaron en sus ya por entonces descomunales pechos. Nuria D. además de pechugona era muy alta y corpulenta, pensé que me daría tal hostia con las manos como palas que tenía que hice lo posible por protegerme. Pero no pasó nada… bueno no es cierto, fue la primera vez que tocaba unos pechos a manos llenas y su consistencia me sorprendió. Yo creía que los pechos eran prominentes pero de igual dureza que la de los chicos. En fin yo era así, campeón de ajedrez pero un completo gilipollas.

3 – Gané el tercer premio del primer concurso nacional d’auques (aleluyas) de Catalunya.

Creo que ya lo he mencionado en este blog pero es lo más importante que he logrado públicamente junto al “retuiteo” que me hizo Susana Griso. Aunque el auca que hicimos mi compañero Carlos Abarca y yo (un chaval estupendo al que casi le saco un ojo… bueno esa es otra historia) se clasifico por los pelos en la final previa de mi instituto, logramos el tercer premio de toda Cataluña y recibí el premio de manos del Molt Honorable Jordi Pujol en una sencilla ceremonia en el Palau de La Generalitat. Por cierto, la directora de mi instituto era a la sazón la hermana de Don Miquel Roca i Junyent, sí el que defiende a la Infanta, y a pesar de que no estuvo de acuerdo con nuestra clasificación previa, luego se pavoneó de lo lindo entre sus amigos convergentes por tener alumnos que le habían ganado un premio.

4 – Dibujé el anuncio comercial del primer local de striptease masculino para señoras de Barcelona.

De jovencito intenté ganarme la vida como dibujante artístico pero no lo conseguí. Bueno sí, alcance la gloria artística pero la económica ni la olí. Uno de mis encargos más exitosos fue el cartel de un local de striptease masculino que se abrió cerca de Mercabarna. Ya había locales de striptease en el ambiente pero este era el primero dedicado a un público femenino. Cómo el local estaba cerca de principal mercado de abastos de Barcelona, dibujé a un tío musculoso con un enorme paquete del que colgaba un letrero que decía: “Ven al Mercado reina” que era un eslogan de una famosa campaña del Ayuntamiento. Me dieron 5.000 pesetas por el dibujo y me sentí el rey del mundo. Durante años vi ese dibujo mío en página de contactos de los periódicos por lo que creo que la agencia que me contrató le sacó un buen partido. Yo no vi un duro más.

5 – Trabajé para una escuela de árabe para niños palestinos.

Me contrataron para dibujar un calendario. El trabajo me llegó a través de una profesora mía de la FP. Se llamaba Rosa y era una mujer cuya belleza exuberante le daba numerosos dolores de cabeza. Algunos padres se habían quejado a la dirección del centro porque, según ellos, provocaba sexualmente a los alumnos. Incluso por aquellas fechas me contó que la suspendieron en la práctica del permiso de conducir como medida disciplinaria pues el ingeniero que la examinaba, se sintió seducido por mi profesora. Pero Rosa era una mujer encantadora con un gran corazón, que tenía un marido palestino, una familia y que había nacido con una belleza salvaje, pero nada más. El calendario consistió en un rostro cubierto con un pañuelo fedayin y una bandera palestina al fondo. Es curioso, los jovenes van a las manifestaciones pacifistas luciendo este tipo de pañuelos y no saben que es el equivalente al casco con el “Born to Kill” escrito que sale en La Chaqueta metálica. Me quedó muy bien pero metí la pata, encontré un ejemplo de bandera palestina con unas letras árabes que quedaban muy chulas y las copié, pero resultó que esas letras eran el emblema de Al Fatah, que era el partido contrario y archienemigo del que pertenecía el marido de Rosa. Bueno me di cuenta del gazapo a tiempo y lo corregí antes de ir a imprenta. De todas maneras a mí ya me iba la ironía y las ganas de hacerme notar y substituí mi apellido con el que siempre firmo mis dibujos,  por mi nombre: “David” que fue rey de Israel. No sé si fue mi contribución al entendimiento entre las diferentes culturas o un intento temprano de troleo.

6 – He sido lesbiana.

Para terminar explicaré una de mis más exóticas vivencias. Durante un par de años no tuve más relación social que mi amiga L. una lesbiana de 1,80 a la que venero y que me llevaba por el ambiente. Me gustaba ir con ella a lugares como la disco Aire, pues podía divertirme sin la presión de tener o querer ligar. Me lo pasé tan bien en aquella época, que incluso llegué a aprender a jugar al billar. De hecho llegué a jugar con hasta seis amigas o conocidas de L. entre las cuales la más femenina… era yo. Me enfrenté con todas y a todas gané. Fueron buenos tiempos y con poca gente me he sentido tan “uno más” como con aquellas mujeres.

Anuncios

8 comments

  1. JAJAJAJA… “Ven al mercado reina” y el paquete… ¿Todavía crees que no sabes venderte? Y cuanto al concurso de belleza, es que sigues igual, ayer y hoy no te miras lo suficiente al espejo… JEJEJE… Por si no vuelves, te pasamos a visitar con gusto!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Serán algunos “cromos” que estuve colgando en el FB… No, no creo que haya cambiado mucho, y si te refieres a un periodico antiguo, tampoco mi propio entorno económico, el reportaje se trataba de como alimentar a una “robusta” familia en medio a tanta crisis en Brasil (serían los años 66/67)… Te habrás fijado lo”embutida” de la nena… JAJAJAJA….

      1. Ohohohohohohho… Pues esto sería el primer o segundo año de la uni… Y ya era crecidita, o sea, tendría 20 o 21 años (estuve por 3 años lectivos empezando la uni, ya que de pronto me iba a design en Sao Paulo, luego a arquitectura en Lisboa, luego de vuelta a Sao Paulo por fin empezando Y terminando la carrera….)….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s