Publicidad absurda (6)

No es agradable hacer nada al aire libre en este tórrido agosto de 2013. El calor sofocante de Chulilla me invita a permanecer en mi cuarto con mi, voluntarioso pero no demasiado efectivo ventilador, viendo la tele. Tengo, por lo tanto muchas ocasiones de ver anuncios que me llaman la atención entre los cuales he elegido los dos siguientes:

Belleza mediterránea.

Una bella muchacha desciende de un autobús al llegar a lo que parece un encantado pueblecito de la costa mediterránea francesa.

Allí es recibida por una anciana que le da la bienvenida y le espeta en un francés engolado algo parecido a: “¡Qué guapa estás!, veo que has seguido mis consejos de belleza”. Al parecer la anciana dispone no sólo de secretos de belleza sino que además son secretos de belleza mediterráneos. Este anuncio me llama la atención por varios motivos:

No sé qué parentesco tiene la anciana con la chica pero resulta de lo más arrogante porque en vez del típico: ¿Cómo está tu familia? O ¿Has tenido buen viaje? La anciana le suelta lo de los consejos de belleza atribuyéndose todo el mérito de lo bien que luce la chica. ¡Menuda estúpida presuntuosa!

Además, ¿qué demonios son los secretos de belleza mediterráneos? Yo soy un tío mediterráneo y he vivido toda mi vida en el mediterráneo y nunca he oído rumores sobre secretos de belleza. Ninguna de las mujeres con las que he intimado me ha dado pista alguna sobre dichos secretos de belleza. Claro que siendo secretos se entiende pero ni tan sólo un: “He oído que untándome con arcilla blanca me brilla más el pelo o algo así” Los Estados Unidos no han podido mantener en secreto sus actos de espionaje pero las ancianas mediterráneas mantienen bajo siete llaves sus potingues cosméticos… bueno hasta ahora, porque la compañía del anuncio ya los ha descubierto y comercializado. Habrá sido Wikileaks, seguro.

Luego está la eficacia de dichos secretos porque a la venerable anciana le han servido de poco porque está de lo más pelleja y demacrada. Parece ser que el aceite de argán y la leche de almendras son tan beneficiosos a largo plazo para la piel como el aguarrás.

Asco y nausea.

Detesto el futbol como espectáculo, por eso, algunos de los anuncios que proliferan en estas fechas ofreciendo servicios de pago para ver futbol televisado, pueden ponerme de muy mal humor; y este año han conseguido no sólo enfadarme sino casi hacerme vomitar. Resulta que una importante operadora telefónica nos ofrece sus servicios a través de un sujeto, protagonista del anuncio, que no sólo confiesa que dedica muchas horas de ocio a ver futbol, sino que incluso reconoce que mira partidos durante el trabajo. Luego de exponernos su miserable existencia sale vestido con camiseta de su equipo sujetando un balón y diciendo: “Sí, yo soy de futbol” como si eso le diera patente de corso para comportarse como un imbécil carente de responsabilidad.

Yo que estoy sufriendo los estragos del desempleo, que tengo trabajos ocasionales y que no veo futuro en un país con 6 millones de desempleados, encuentro nauseabundo que me intenten vender como algo simpático, que un holgazán esté mirando un partido de futbol en su celular durante una importante reunión profesional. Este tipo no es simpático, es un tarado y un indolente mequetrefe que debería ser despedido fulminantemente, para dejar su puesto de trabajo a alguien que realmente quiera acometerlo con profesionalidad.

Que una compañía multinacional que ofrece condiciones de trabajo precarias a miles de tele operadores y que ha despedido a cientos de trabajadores durante los últimos años para cuadrar sus balances, acepte en su publicidad que aparezca un empleado tan negligente e irresponsable como ejemplo del cliente ideal, es deprimente.

Anuncios

4 comments

  1. Me has hecho recordar un anuncio vomitivo de L’oreal (porque ella lo vale) en el que salía Paz Vega cubierta de photoshop y enarbolando al viento su “melena mediterránea”. Una sevillana de tierra adentro prescriptora del “pelaje del mare nostrum”… Debe ser que toda española, morena con melena o extensiones millonarias es un ejemplo de belleza mediterránea sin igual. Que se pasen por Galicia los de L’Oreal que le vamos a dar un mamporrazo con nuestro pelo celta…

    1. Siempre he pensado que lo de mediterráneo es una especie de supranacionalidad que se inventa cuando no nos gusta lo que somos. Como España es una birria, nos denominamos “mediterráneos” y tan panchos. Pero a mi no me va, si he de dejar de ser español prefiero ser de algo de más enjundia, no sé, de Saturno.

  2. Sí, sí amigo mío… Agudo como siempre, has plasmado en palabras mi estupor con lo del fútbol… Aún que yo misma solo me haya quedado con el poco profesional y/o educado comportamiento del chico, y no haya sido capaz de profundizar mi reflexión hasta la importante operadora telefónica… Seguramente a sus trabajadores jamás se les hubiera ocurrido estar pegados al fútbol durante su jornada laboral, es como algo completamente sin sentido para cualquier profesional sea en qué sector actúe…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s