Publicidad absurda (5)

Una oferta que no podrás rechazar.

Un anuncio que me deja perplejo es sin duda el del señor que está en su cocina tranquilamente preparando un pastel y recibe la llamada de su actual compañía de seguros que le pide que confirme si quiere renovar dicho seguro. Cuando el simpático padre de familia, interpretado por un actor con una gran vis cómica, dice que sí, que lo hagan, aparece un gigantesco puño que le golpea salvajemente haciendo que se empotre contra los muebles de la cocina. El puño proviene de la web acierto.com que al parecer es una página dedicada a la búsqueda y comparación de ofertas de seguros. Como usuario avanzado de internet y técnico en telecomunicaciones me cuesta ver la utilidad de este tipo de servicios ya sea Rastreator, Trivago o cualquier otra de estas que comparan entre servicios y dan el mejor precio. Yo no necesito esto y mucho menos si se anuncian como que la desgracia se cernirá sobre mí si no las uso. Pero además en el caso de este anuncio lo que parece que se transmite es una extorsión del tipo: “O me usas o atente a las consecuencias”. Cualquiera y sobre todo un tipo tan simpático como el del anuncio tiene derecho a no ser golpeado violentamente si decide confiar en su agencia de seguros de siempre y a poder gastar más si así se ahorra el perder el tiempo en entrar en webs de dudosa utilidad.

Todo va bien si eres gay.

No lo soporto

Tal como dicen en una de las canciones de la película South Park, todo va bien si eres gay… o te lo haces. Eso han debido pensar los creativos que han hecho la publicidad estival para este año de las cervezas San Miguel, pues han hecho un anuncio insultantemente despreocupado que gira en torno a una nueva aberración musical de ese impresentable falso marica de Mika. Y digo falso, porque el que sea o no homosexual es irrelevante, lo que sí importa es que en medio de esta crisis que estamos viviendo, hagan anuncios que promueven tópicos como que los jóvenes sólo bailan y beben cerveza y los homosexuales mariposean y son felices per se. Además hay que soportar la ridícula estampa de este cretino, del que se dijo era el nuevo Freddy Mercury, en vallas publicitarias por toda Barcelona, que junto a las que ya hay con el rostro de Messi, están echando a perder la belleza de mi ciudad natal. No sé, pero no creo que este mal imitador del solista de “The Darkness” tenga ya ninguna repercusión musical en el extranjero, pero para esto está España, para dar una nueva oportunidad a cualquier memo. ¡Cómo si no tuviéramos ya suficiente con Mario Vaquerizo!

Anuncios

Crisis de los cuarenta.

Túnel

¡No va mi médico y me dice que tengo la crisis de los cuarenta! Pero si yo creía que eso no existía, que era un camelo y resulta que me la diagnostica todo un licenciado en medicina. Bueno pues,  si lo dice mi psiquiatra, será verdad y eso significa que tras la actual fase de depresión que agrava la depresión que padezco de por sí, le sucederá una fase de deseo de cambiar de mejorar de recuperar la juventud que sé, que acabo de perder.

Porque la crisis de los cuarenta consiste básicamente en descubrir que ya no eres joven, que ya no será más una promesa y que eres lo eres y ya no hay más. La crisis de los cuarenta es darse cuenta de que no hay futuro, el futuro es cosa de jóvenes y tu acabas de dejar de serlo. Estoy hablando desde mi experiencia claro. Sí ya sé que personajes históricos como Abraham Lincoln o Winston Churchill consiguieron sus mayores logros cuando ya eran venerables ancianos (he leído “Sopa de pollo para el alma) pero yo no soy ni el uno ni el otro y tengo que asumir que lo que tenga que llegar será muy poco.

Pero ¿Es tan malo no tener futuro? Puede que ya esté saliendo de la fase depresiva de la crisis de los cuarenta pues empiezo a cuestionarme un motón de cosas, sobre todo, debido al desasosiego y la ansiedad que me provocan y una de ellas es el pensar en el futuro.

Los que hemos frecuentado las terapias psicológicas mucho tiempo hemos oído decir e incluso hemos dicho con frecuencia que el pasado es una losa, que la mala situación actual que vivimos es consecuencia de los errores del pasado y que por tanto el pasado nos pesa y no podemos avanzar. Sin embargo, la vida es tan sumamente compleja y difícil  que el pasado deberíamos verlo como el resultado de haber superado con éxito todos los problemas que nos hemos ido encontrando: aquellas enfermedades que se curaron, aquellos trabajos realizados, aquellos amores perdidos, aquellos accidentes evitados… no, el pasado no es un lastre el autentico lastre es el futuro, la idea cruel que nuestra cultura nos impone desde niño de que hay que tener un futuro. Todo lo que haces en tu juventud es labrarte un futuro, hacerte un hombre de provecho y esas cosas que te repiten continuamente.

Pero un día cumples 44 años y descubres que el futuro no existe (sobre todo si tu madurez coincide con una crisis económica mundial y bestial) ¿Y entonces qué? Pues entonces descubres que el verdadero lastre de tu vida es el maldito futuro, y eso explica a mi juicio la crisis de los cuarenta. Primero sufres porque ese futuro por el que te sacrificaste no llegó, no importa si eres príncipe o mendigo; si eres un mendigo te decepcionas por no haber salido de la pobreza y si eres un príncipe te decepcionas porque no llegaste a rey. Después la vida se hace tan dura que decides librarte del peso extra y prescindes de la inhumana idea del futuro. ¡Fuera futuro!, ya no queda tiempo para soñar ahora sólo tengo tiempo para vivir.

La idea de librarme del futuro resulta muy tentadora, no se me ha ocurrido a mí, mucha gente lo sabe desde siempre y por eso han disfrutado su vida, porque no se preocuparon del futuro a más de un mes vista. Recuerdo que mi propio hermano me comento que era ridículo solemnizar la vida y darle demasiada importancia a las cosas.

  • ¿Qué pasaría si dejara de preocuparme por mi vejez, mi seguridad económica y mi porvenir?  Ya tuve todo eso y la crisis y dos gobiernos canallas me lo arrebataron. ¿Qué puede pasarme? ¿Acabar compartiendo un pedazo de pan duro con las palomas en la plaza del Congreso Eucarístico? ¿Acaso eso es peor que malgastar tu única vida trabajando sin descanso para explotadores? El tiempo es la mayor riqueza y tuvieron que echarme de mi empleo para que me diera cuenta.
  • ¿Qué pasaría si dejara de importarme la política, las banderas y los dioses? Por qué no dejo de escribir este blog y vuelvo a dibujar cómics como cuando era adolescente, tampoco los leía  casi nadie, pero me llenaba. Incluso quedé tercero en el Primer Concurso de “Auques” de Cataluña y los “auques” (aleluyas) son como cómics ancestrales.
  • ¿Qué pasaría si dejara de preocuparme por mi aspecto, de mi imagen en los espejos? ¡Qué cómodo sería ir en chándal y usar riñonera!, bueno lo de la riñonera ya lo hago. Además mi aspecto no es tan diferente a como es la gente corriente en general, así que tampoco desentono tanto.
  • ¿Qué pasaría si dejara de pensar en las mujeres como entes divinos y aceptar que, a pesar de que en general son maravillosas, también pueden ser impías e insaciables sanguijuelas? ¿De qué me han servido tantos años de caballerosidad? No sería estupendo dejar de reprimirme y reconocer que lo primero que miro es el escote. ¡Qué divertido sería echar piropos, mirar culos y recibir alguna que otra bofetada! Siempre será mejor tener los dedos de una tía marcados en la cara que tener sólo popularidad baja en tu perfil de Badoo. Eso no va a aumentar mi éxito con las mujeres, lo sé, pero ser un buen tío tampoco me sirve de mucho y es bastante más difícil y menos divertido.
  • ¿Y qué pasaría si limitara el cuidado de mi salud a evitar empeorar del asma y evitar excesos para no contraer enfermedades graves pero no para mantener la línea. Tengo barriga ¿Y qué? No sería estupendo no privarse de nada ni hacer dieta ni inútiles sacrificios?.  Quizás hasta debería cambiar al psiquiatra, por una botella de vodka y una caja de puros.

He leído que los Aimaras, la etnia a la que pertenece el presidente de Bolivia Evo Morales, tienen una visión del tiempo contraria a la nuestra: ellos dicen que el pasado está delante pues ya es conocido y se puede ver, mientras que el futuro viene por detrás y por eso no podemos verlo. Y creo que esa es la definición de crisis de los cuarenta, cuando miras hacia adelante y  ya no ves el futuro, ya no puedes soñar; sólo vivir.

Todavía estoy lejos de superar mi crisis de los cuarenta, me queda mucha sertralina y mucho valproato sódico que tomar, pero la perspectiva de que dentro de poco me importará todo un bledo y que ya no me sentiré fracasado sino vivo es, sencillamente, todo un estímulo para recuperarme y disfrutar de la vida.

Skyfall y la independencia de Escocia.

Skyfall

Desde que me hice mayor las películas de James Bond me dejaron de interesar pero las he visto casi todas lo cual me permite opinar que: las protagonizadas por Pierce Brosnan son muy malas, las de Timothy Dalton, pasables pero ni fu ni fa. De Sean Connery creo que sólo he disfrutado “Goldfinger”, y que para mí James Bond, el de mi infancia, el bueno, es y será siempre Roger Moore.

No obstante, despertaron un ligero agrado las protagonizadas por Daniel Craig, especialmente “Skyfall”. La causa era que es una película desubicada dentro de la franquicia de James Bond. ¿Desubicada en que sentido? me pregunté hasta que me di cuenta de la coyuntura política y económica en la que ha sido rodada y entonces comprendí que Skyfall es posiblemente la única entrega de James Bond con un profundo pero enorme sentido político. Me explico.

Skyfall tiene dos elementos que no se dan en ninguna otra película de Bond. Bueno tiene un tercero pero este ya lo comentaré sobre la marcha. Estos dos elementos son:

  1. Se deja bien claro que James Bond es escocés.
  2. No hay “chica bond”

El primer supuesto queda bien claro en las novelas de Ian Fleming lo que explica que el primer actor en interpretarlo fuera Sean Connery, que es escocés. He leído que Fleming decidió tras el éxito de sus primeras novelas que Bond tuviera la gracia y el desparpajo que se atribuye a los escoceses. Al parecer los británicos ven a los escoceses como los españoles ven en general a los andaluces. (Yo soy de familia andaluza así que nadie se ofenda.)

El segundo supuesto se demuestra por el hecho de que la agente mulata, interpretada por Naomie Harris, es en realidad Moneypenny y la Señorita Moneypenny no puede ser la chica Bond. Tampoco lo es el personaje de “Patrice”, interpretado por Ola Rapace, pues muere a mitad de película y eso no había ocurrido nunca en ninguna entrega de Bond. Sí ya sé otras chicas Bond mueren, como May Day interpretada por mi fantasía de adolescente, Grace Jones,  o  “Vesper”, interpretada por la que considero la mujer más guapa del cine, Eva Green, en “Casino Royale”, pero todas mueren al final y de manera épica. Ahora cabe explicar que significa todo esto y voy a hacer algunas conjeturas.

¿Por qué decir a estas alturas de la saga que Bond es escocés? ¿Tiene algo que ver el próximo referendo por la independencia? No lo sé pero lo que sí queda claro en la película es que Bond es un escocés leal ¿Cómo se sabe? pues por algunas cosas que dice y hace. Para explicar esto tengo que conjeturar primero sobre por qué no hay chica Bond.

La razón de que no haya chica Bond es que no se le robe protagonismo a la autentica chica Bond del film que es “M”. ¿Quiero decir que la jefa del MI6 es la protagonista? ¿Qué Bond la ama? ¿La desea? No, quiero decir que “M” no es en esta película la huraña jefa del espionaje de las decepcionantes películas de Pierce Brosnan, no, quiero decir que en esta película, Judi Dench, no interpreta a “M” sino al Reino Unido. Bond no ama a “M” sino que ama al Reino Unido o por lo menos le es leal. Esto queda patente en:

  • Bond decide salir de su retiro cuando ve que “M” está en peligro, es decir, al Reino Unido está en peligro.
  • La escena donde “M” le dice a Bond que en su necrológica le definió como: “un ejemplo de fortaleza británica” a lo que este contesta: “.. Pues eso me gustó”.

Queda claro entonces que Bond es ante todo británico. Pero claro, “M” muere y resulta extraño que el simbolismo del Reino Unido muera. Pero no es tan extraño si pensamos cuál Reino Unido está encarnado en “M”. Yo aventuro que se trata del al Reino Unido post-Tatcheriano. El Reino Unido débil y comparsa de Washington de la era Major – Blair. El Reino Unido políticamente correcto que confía en extranjeros; el Reino Unido europeista, este es el tercer supuesto extraño. “M” es el Reino Unido que confía en gente como Silva que era un buen agente pero que salió rana. Silva es hispano más bien creo que es español, se llama Yago Rodríguez en realidad y acaba matando al “Reino Unido”. ¿Qué significa esto? ¿Qué el Reino Unido no puede fiarse de socios extranjeros? ¿Es una clara referencia al desastre que puede suponer estar en una unión europea con gente como los españoles? Recordemos que David Cameron está amenazando con salirse de la Unión Europea.

Actualización. Cuando escribí esta entrada eso del “Brexit” estaba aún lejos.

Además “M” es el Reino Unido que ha convertido a los “00” en obsoletos e inútiles funcionarios cosa que queda simbolizada en el deterioro físico y mental de Bond en esta película. Bond se somete a rehabilitación, pero no será hasta que “M”, el Reino Unido chungo, muera y se ponga a las ordenes del nuevo “M”, que en realidad es el viejo “M”, el que nunca debió de abandonar el cargo.

Pero volvamos a tema de Escocia. La película tiene dos partes: una en la que Bond hace lo de siempre y otra en la que regresa a su casa en Escocia. Es significativo observar que su casa está aislada, no hay vecinos no hay ni árboles. ¿Es una referencia a lo que le espera a Escocia si abandona el Reino Unido? ¿Es una metáfora de lo que es la esencia de Escocia según los guionistas? ¿Un lugar inhóspito, estéril y aislado entre la niebla? Lo que a mi juicio queda claro es que la vieja, oscura y tétrica casa de Bond es una metáfora visual de la propia Escocia.

Otra cosa que me llama la atención es la escena en que Bond se para a contemplar el paisaje nebuloso de su Escocia natal. “M” le pregunta con lástima: “¿Así que es aquí donde te criaste?” Y luego comenta. “Los huérfanos son nuestro mayor vivero de agentes” ¿Qué quiere decir? ¿Qué los escoceses son como huérfanos desvalidos sin la protección de mamá Inglaterra? Además esta escena recuerda bastante a la hilarante secuencia de “Trainspotting” donde los protagonistas ponen en tela de juicio qué tiene de bueno ser escocés.

Trainspotting

La película termina con la despiadada lucha de un Bond escocés pero leal que defiende al Reino Unido de un extranjero que como ya he dicho puede ser un símbolo de la Unión Europea llena de pillos españoles y gobernada por Alemania. Y además lo hace desde su tierra natal. Esto queda más claro cuando huye por el pasadizo antes de hacer explotar su casa  y comenta irónico: “Nunca me gustó esa casa” pero lo que en realidad nos está transmitiendo es que: “No me gusta la Escocia aislada y provinciana que quiere la independencia”. ¿Podemos también interpretar la voladura de su aislada casa natal como una advertencia de lo que puede pasar en Escocia si gana el sí en el referendo independentista? ¿Es una aviso de lo que los ingleses, que están tomando todo esto de la independencia con su acostumbrada flema, pueden hacer en realidad? ¿Incendiar y volar Escocia? No lo sé, pero cuesta creer que los Ingleses dejen independizarse pacíficamente a Escocia mientras se obstinan en permanecer en Irlanda del Norte.

Por último “M” muere entre las ruinas de una antigua capilla y Bond llora sobre su cadáver. Bond llora porque ha muerto “el Reino Unido” y aunque es un Reino Unido débil y caduco, es el Reino Unido. Pero la pena no le dura mucho, pues el Reino Unido de verdad, el de siempre, el simbolizado por un “M” masculino, una señorita Moneypenny florero y el perchero sobre el que Connery lanzaba su sombrero, está de vuelta y él está más en forma y motivado que nunca para defenderlo como puede verse en la escena final de la película.

Soy catalán de familia española y soy muy sensible a los temas nacionalistas. Quizá por ello en interpretado de manera tan extraña esta película que al fin y al cabo no es para tirar cohetes. Por cierto, ¿Por qué demonios tienen Bond en su garaje el Aston Martin DB5 de 1968? Sin duda es una réplica del  que condujo Sean Connery en Goldfinger pues este se accidentó. Tampoco es el que gana jugando al póquer en Casino Royal, pues ese si bien es el mismo modelo y año, no dispondría de los artilugios que el departamento “Q” instaló en el de Connery. Puede que cada agente “00” disponga por norma de un Aston Martin pero en la misma Casino Royal se ve que el MI6 proporciona a su agente un modelo moderno así que no se explica como el Bond del 2012 tiene un coche del Bond del 1968 que además fue capturado y probablemente desensamblado por Goldfinger. ¡Inexplicable!

Publicidad absurda (4)

Prestamistas

Alguien dice sí.

Unos grises y trajeados empleados bancarios con cara de follar poco y mal (me encanta esta expresión) deniegan con ademán despectivo un crédito de no más de 3.000 euros. Después unos agradables operadores que trabajan en una colorida oficina de una conocida firma de prestamistas, reparten créditos a diestro y siniestro con una sonrisa.  Yo que todavía estoy pagando un crédito personal, lo digo para evitar que nadie me acuse de no saber de qué hablo, entiendo que si en el pasado cercano los bancos se hubiesen comportado con la fría profesionalidad de los protagonistas de este anuncio, no habríamos tenido crisis financiera, ni hipotecas “subprime” ni quiebra de Lehman Brothers ni rescate bancario ni crisis tremebunda. Además, cuando estuve buscando la  financiación que he mencionado antes, sopesé en pedir el dinero a estos simpáticos repartidores de billetes del anuncio y sus condiciones justificaban de sobra tanta amabilidad y tanta sonrisa. Curiosa publicidad que convierte en villanos a los buenos profesionales y en benefactores a los usureros.

Todo un clásico.

Los de las alarmas “Verisure”,  nos ofrecen un nuevo modelo para casa con terraza o jardín que detectan al ladrón incluso antes de que entre en la casa. Para ello nos dicen que sus dispositivos vienen con un nuevo sensor de golpes y vibraciones, es decir, un sensor sísmico como los que se ponen desde hace años en las entidades bancarias, o similar.  No critico los productos de esta empresa, pero es gracioso como los promocionan. “Antes incluso de que entren”, dicen. ¡Je! ¿Qué será lo próximo? ¿El sensor que detecta los antecedentes penales de quien pasa por delante de tu casa? ¿El sensor que detecta gente con mala pinta que mira hacia la casa? ¿El sensor de los que tienen intenciones de delinquir antes de cruzar la frontera albanesa?

Hasta en la sopa.

Me pregunto si hay alguien más que esté hasta las narices de ver en todas partes a Martina Klein anunciando casi de todo.

Entradas relacionadas.

Publicidad absurda.

Publicidad absurda (2).

Publicidad absurda (3).