Cosas nazis

 
 Cosas nazis
  
En 1951 el profesor de la Universidad de Chicago, Leo Strauss formuló lo que se conoce como “Argumentum ad Hitlerum”  o “Reductio ad Hitlerum” (Reducción a Hitler) que significa que cuando una discusión se alarga en exceso, siempre una de las partes acusará a la otra de Nazi. Y claro, como todo lo que hicieron los nazis es abominable resulta que estamos muy limitados para justificar casi nada que hagamos.  Un ejemplo es este artículo donde se puede ver como el aborto terapéutico se compara con la eugenesia nazi. No entraré en este debate sólo menciono el artículo pues me ha dado la idea de confeccionar una lista con algunas de las cosas que no podemos hacer, como por ejemplo abortar, porque las hicieron, las promovieron o eran del gusto de los dirigentes del tercer Reich o de sus partidarios. Empiezo:

1- La religión y la iglesia católica.

Le duela quien le duela, Hitler era católico, de familia católica y la ideología y el partido nazis germinaron en la Baviera católica.  Católico era Rudolph Hess, Matha Goebbles  y la familia de Eva Braun. Aunque renegó del cristianismo nunca actuó o se definió como ateo como frecuentemente se le identifica. De hecho, la la mera religión o el misticismo es ya algo tan ligado al imaginario nazi, con o sin razón,  que también tendría que ser repudiada por ello. Dejemos a parte la oscura relación del Reich con El Vaticano.

2- La propaganda y la publicidad.

Nadie hizo un alarde de eficiencia propagandística antes como los nazis. Los once principios sobre propaganda de Joseph Goebbles siguen vigentes hoy día para las agencias publicitarias modernas y peor aún para los gobiernos.

3- El amor a los animales.

Hitler adoraba a los perros y a lo largo de su vida tuvo varios a los que trató con gran cariño, sobre todo al último, Blondie, la hembra de pastor alemán (¿Alsaciano?) a la que llegó situar por delante de su pareja Eva Braun en su escala de confianza personal. Además en este artículo puede leerse como el infame Heinrich Himmler, que ni se inmutaba en sus inspecciones a los campos de exterminio, salió horrorizado de una corrida de toros.

4- El arte en general y la arquitectura en particular.

Hitler fue pintor en su juventud y los nazis se dedicaron a expoliar las obras artísticas que encontraban en los países conquistados. Actividad a la que, por cierto, fue muy aficionado Hermann Göring, que acumuló miles de obras de arte robadas y que fueron encontradas tras la guerra en su poder.

En cuanto a la arquitectura ni Alejandro, ni Gengis Kan, ni siquiera Napoleón, tuvieron un arquitecto de guardia y mano derecha como lo fue Albert Speer de Hitler. Aunque cabe decir, que la arquitectura siempre ha sido usada por todos los dictadores como demostración de poder, desde los faraones con sus pirámides hasta Franco con su Valle de los caídos. ¡Uy! perdón he llamado dictador a Franco, ¡qué cabeza la mía!

5- La música clásica.

Alemania es el país de los grandes compositores y los nazis se enorgullecían de ellos , en particular de Richard Wagner. Somos miles de aficionados a la música clásica a los que nos irrita que se le relacione a con los nazis a pesar de que el genio de Bayreuth llevaba demasiado tiempo fallecido como para poderlo considerar un simpatizante del régimen. En cambio Carl Off, autor de la tan popular Carmina Burana, sí fue un nazi de tomo y lomo pero a nadie parece importarle.

6- La estética y la imagen.

Ningún otro régimen dictatorial cuidó tanto su imagen y su estética. Los nazis prácticamente tenían una imagen de marca. Fue Hugo Boss el que diseñó los uniformes de las SA conocidos como camisas pardas y fabricó tanto los uniformes de las SS como los de las Waffen SS. En cualquier tienda de maquetas, las relacionadas con el ejército alemán durante la S.G.M. superan en mucho a todas las demás en oferta. Aclaro que esto es una observación mía y no está basada en estudio estadístico alguno.

7 – La comida sana y las campañas contra el tabaco y el alcohol.

Hitler era estrictamente vegetariano, como Steve Jobs por ejemplo, y no bebía alcohol. Tampoco fumaba y creo recordar haber leído que prohibió hacerlo en su presencia.

8 – La Coca-cola.

La empresa norteamericana Coca-cola no quiso renunciar a sus beneficios en el mercado alemán cuando el gobierno americano prohibió a sus multinacionales comerciar con el tercer Reich. Para ello cambió el nombre a sus fábricas alemanas y comenzó la distribución de una bebida con sabor a naranja, fácil de producir en tiempos de guerra y tuvo un gran éxito. Esa bebida recibió el  nombre de Fanta.

9 – Volskwagen, Porsche y Ford.

El escarabajo fue promovido por el régimen y diseñado por Ferdinand Porsche a partir de unos bocetos del propio Hitler.  Más desconocido pero quizás más grave fue la directa vinculación entre el magnate del automóvil Henry Ford y la ideología nazi. Ford fue el autor del libro: El judio internacional, del que el propio Hitler decía, que le había servido de inspiración. En agradecimiento el Führer condecoró a Ford.

10 – Otras cosas relacionadas de algún modo con los nazis.

  • La gente rubia.
  • Los ojos azules.
  • La palabra socialismo.
  • La investigación médica, especialmente en genética.
  • La NASA, (Véase Von Braun)

Recomiendo la lectura de este artículo  sobre un texto de Eduardo Galeano, donde se habla de más cosas que deberíamos detestar por tener relación con los nazis.

Cosas nazis
Sí Peter. Cosas nazis.

Entradas relacionadas.

Mi operación de cataratas.

Me he borrado de Facebook.

El erudito camuflado. Hoy: Escepticismo.

El erudito camuflado. Hoy: música clásica.

Anuncios

One Reply to “Cosas nazis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s