Perdóname Amy Winehouse.

Amy Winehouse

Querida Amy:

Tú no me conoces. Yo a ti sí, claro, pero entre nosotros no hay relación ninguna. No hemos coincidido en esta vida pero aún así creo que te debo una disculpa.

Verás, Amy, yo nunca valoré tu música. Era consciente de tu gran talento y de tu maravillosa voz pero, pensaba y sigo pensando que malgastabas ambas cosas en un estilo musical anacrónico.  Sospechaba que eras un personaje creado por alguna multinacional al estilo Pete_Doherty o basura similar. Que tu música se vendía sólo a través de tu comportamiento asocial trufado de falsa rebeldía. Que todo era un montaje para vender discos de Soul que ya no interesan a nadie y para llenar estadios con muchachos a los que les importaba un pito el color de tu voz y tan sólo esperaban a que vomitaras en el escenario.

Yo decía esas cosas y más que me callaré, pues he cambiado de opinión. Ya no pienso igual y me siento culpable, no de tu mala vida o de tu muerte, de eso sólo tienes tú la culpa; pero sí de ser tan ignorante e injusto.

¿Por qué cambié de opinión? Pues porque no hay mejor manera de comprender las tragedias ajenas como sufriendo una tu mismo. Mira Amy, tengo ahora 16 años más de los que tenías tú pero mi vida no ha sido ni la mitad de productiva que la tuya. Sí, he trabajado mucho y he hecho muchas cosas, pero nada que no pudiera hacer cualquier otro. Además no sólo no he destacado por mi talento en nada sino que no me he divertido ni le he sacado partido a mi juventud como hiciste tú. Por eso ahora en el paro, solo en casa con mis remordimientos y mis frustraciones; no tengo ni el consuelo del “qué me quiten lo bailado”, porque, Amy, yo no he bailado apenas.

Se me llenaba la boca acusándote de yonqui y ahora aquí me tienes, intentando dar forma a un texto que tiembla en la pantalla por efecto de las pastillas y el alcohol que han sido mi almuerzo de hoy. ¿Y sabes?, las pastillas me las ha dado el médico y el alcohol es cerveza barata de supermercado que tomo los días de más calor. ¡Ni siquiera sé drogarme en condiciones! Hasta para evadirme soy un buen chico. ¡Ya ves! juzgándote a ti cuando yo mismo cometo tus mismos errores y quizás otros peores.

No sé que pasó en tu vida ni cuales fueron los motivos por los que te perdiste pero tuvieron que ser muy graves para que ni tu talento ni tu fortuna te sirvieran de consuelo. Puede que por eso mismo caíste; puede que las personas como tú, lleguéis  antes que los demás a la conclusión de que esta vida es una porquería y que, además, no podemos hacer mucho por cambiar las cosas.

Pienso que la vida es como un regalo, una gran fortuna, pero no sabemos administrarla y tarde o temprano acabamos dilapidándola, en vez de usar toda esa riqueza en cosas provechosas. Sí, ya sé que hay muchas personas que sabe sacar partido de su vida, pero creo que tanto tú, Amy, como yo; no estamos entre esa gente.

Sabes Amy, no me asusta tanto la crisis profunda económica y de valores en las que me veo inmerso como en la falta de confianza en mí mismo, para salir de este atolladero. Tal como lo veo sólo hay dos caminos:

  • Intentar subir al carro de los que cortan la tarta e intentar por todos los medios conseguir tu parte del pastel, aunque para ello hay que pisar a quién haya que pisar.
  • O bien, dejarse llevar por los escrúpulos o, en mi caso, el miedo y buscar el olvido de la manera que cada cual tenga a su alcance. Yo en la sertralina e internet y tú…

En fin, Amy, sea como sea, no cabe duda de que el qué está mejor de los dos soy yo, pues aún estoy vivo y la esperanza es lo último que se pierde. Por eso creo que te debía esta disculpa, a ti y a todos los que son juzgados sin que se conozca a fondo los motivos reales de las decisiones que toman.

En fin, Amy, te ruego que me perdones, aunque no espero que leas esta carta y mucho menos que respondas, pues sé que de ti ya no queda más que la música que dejaste grabada. Y si por casualidad estás en condiciones de hacerlo, te ruego que te abstengas pues no estoy para sustos.

Un abrazo de tu nuevo e incondicional admirador.

D.

P.D.

Me olvidé de comentarte que hay una tal Adele que está recogiendo los frutos que tu sembraste, aprovechándose que resucitaras un estilo de música que estaba tan muerto como James Brown. Ella se lleva ahora los Grammy y los discos de oro que tú ganabas y  además se lleva los halagos, el cariño y la comprensión que tú no pudiste ni soñar.  Y no es justo, Amy, porque esta “Celine Dion” gordita no vale lo que uno sólo de tus tatuajes.

 

Entradas relacionadas.

Hoy he visto a mi padre triste.

Una mañana de noviembre.

Óxido y olvido.Carta a una estatua.

¿Qué fue de España? ¿Y de Portugal?

Anuncios

Escepticismo.

James RandiNeilDeGrasseTysonRichard Dawkins

¿Cada día se levanta con la extraña sensación de que le toman el pelo? ¿Está decepcionado con los políticos a los que siempre ha apoyado? ¿Duda a veces de lo que dice su párroco? ¿Se aburre más de la cuenta viendo Cuarto Milenio?

¡Enhorabuena! Puede que sea un escéptico y usted no lo sepa.  El Erudito camuflado le da los siguientes trucos para aprovecharlo y parecer un “Richard Dawkins” cualquiera. ¡Comencemos!

1 – No crea en Dios.

No se puede ser un buen escéptico creyendo en Dios. Pero sí le resulta difícil piense que provocar un tsunami para después salvar a unos cuantos turistas es ser muy cabrón. ¿Quién quiere un Dios así? De todas formas, ¡no se agobie! Puede seguir creyendo en la intimidad. Mientras no vaya diciéndolo por ahí ya vale.

2 – No crea en el Diablo.

Hay monstruos de ficción que molan más. Además, si el Diablo está contra Dios ¿Por qué le hace el trabajo sucio de condenar a los que han sido malos? ¿No debería ofrecer un paraíso alternativo? Esta pregunta me la hago desde niño.

3 – No crea en energías.

La energía es aquello que a usted le cuesta un ojo de la cara cada mes. Osea que es ya de por si un concepto lo suficientemente antipático como para atribuirle, además, naturaleza divina.

4 – No crea en religiones organizadas.

Sí Dios existe y creó el universo con tan sólo el poder de su voluntad ¿Para qué necesita que esos tipos de camisa blanca e impecable afeitado que llaman a su puerta le hagan propaganda? Piénselo.

5 – No crea en conspiraciones.

Si el poder malvado está conspirando, por ejemplo, para esclavizarle a usted mediante los “chemtrails” en el momento que alguien lo descubrió, debió de cambiar de técnica esclavizadora. Así que no se preocupe más por lo que suelten los aviones por sus escapes.

6 – No crea en conspiradores.

Un conspirador suele tener la manía de evitar que nadie le descubra. Por ello tratará de no llamar la atención y por tanto reconocido. Resulta evidente pues, que cuando el Grupo Bilderberg se reune cada año delante de la prensa internacional será para hacer cualquier cosa menos conspirar contra usted.

7 – El hombre sí fue a la Luna.

Olvídese de refutar las sombras convergentes, las banderas ondulantes y los reflejos en la jeta de Buzz Aldrin. El que los soviéticos y los chinos no comentaran nada al respecto es prueba más que suficiente de qué Neil Armstrong se dio un paseíto por allí arriba.

8 – Los ovnis no tienen nada que ver con que haya vida en otros planetas.

En efecto. Que haya una ameba flotando en la atmosfera de Titán no justifica que los extraterrestres nos visiten periódicamente. Además, ¿por qué siempre que vienen aterrizan en descampados o cerca de donde los militares americanos los pueden pillar? ¿Qué mal no?

9 – Las personas no pueden ver el futuro.

¡No! No podemos predecir el futuro. El verdadero talento de los videntes radica en la facilidad para desplumar a los incautos y a los bobos. No como últimamente, algunos gestores de la banca, que lo hacen a las personas decentes.  ¡Un aplauso para ellos!

10 – Las medicinas alternativas no funcionan y no existen productos milagrosos.

Recuerde la famosa frase del cómico británico Tim Minchin: “La medicina alternativa que funciona se llama… medicina.”

Además, si la baba de caracol fuera beneficiosa para nuestra piel no se vendería a 19,99€ en la Teletienda. Se vendería a 99,99 € en un distribuidor Bayer o Glaxo SmithKline.

Entradas relacionadas.

Mi operación de cataratas.

Cosas nazis.

Me he borrado de Facebook.

El erudito camuflado. Hoy: Música clásica.

Misterios de la mente.

¿Qué hay en la psique de un tipo, que le pone un escudo de Ferrari a su Opel corsa rojo y en el mismo sitio donde lo llevaría un Ferrari de verdad?

¿Sobre que medita una señora con juanetes, ojos de pollo y uñas de buitre cuando mira absorta como le queda la sandalia que se está probando?

¿Qué espera qué suceda un tipo de 120 kg, camisa a cuadros de felpa azul, pantalón corto beige y bambas con calcetín de ejecutivo; cuando piropea a la jovencita pechugona que acaba de pasar a su lado?

¿Qué pretende realmente, una compañera fumadora del trabajo, de dentadura amarilla y aliento caustico  cuando te dice: – No deberías comer patatas fritas, son malas para la salud?

¿En qué pensaba el delincuente  de guante blanco que ha sido detenido después de haber robado 1,5 millones de euros mediante una complicadísima e ingeniosa estafa; qué no se retiró a tiempo cuando llevaba un millón y nadie sospechaba del él?

¿Dónde van a parar las niñas, que cada año aparecen en las noticias con sus 9,95 y 10 de nota de selectividad?

¿Es normal el funcionamiento cerebral de quien ve conspiraciones en las votaciones del festival de Eurovisión?

¿Votar a la derecha siendo un trabajador, es un problema psiquiátrico o neurológico?

Música clásica.

¿Sus conocimientos musicales no le dan para conversar con nadie cuando sale de Sant Adrià del Besos? ¿Hastiado de Andy y Lucas, Amaral y los Pitufos maquineros? ¿Le avergüenza ir a comprar lo último de Beyoncé, por el qué dirán? No se deprima, el erudito camuflado le ofrece la solución: Pase por entendido en música clásica mediante los siguientes consejos.

1 – La música clásica no relaja “per se”

Este es el tópico “number one”, ¡pues no amigos! la música clásica es grande porque toca todas las fibras emocionales humanas. Puede que les entre modorra con la “Meditación de Thäis” de Jules Massenet, pero en ningún caso ocurrirá con la “Obertura 1812” de Piotr Ilich Chaikovski. Un buen entendido en música clásica nunca diría semejante ordinariez.

2 – No es necesario que finja dirigir una orquesta mientras escucha.

Dirigir una orquesta imaginaria mientras escuchas a Beethoven es tan ridículo como hacer “Air Guitar”. Absténgase.

3 – La música clásica es muy variada.

Carmen de Georges Bizet y Carmina Burana  de Carl Orff no son “la música clásica”. Hay muchísimas más obras y en mi modesta opinión, muchísimo mejores que estas aunque parezca difícil de creer. Mi recomendación es que evite mencionarlas de inmediato en sus conversaciones sobre música o desvelará que sus conocimientos dejan mucho que desear.

4- Clásico no tiene que coincidir con cursi.

Qué los vieneses adinerados encuentren entrañable dar palmadas en año nuevo al ritmo de la Marcha Radetzky  de Johann Strauss (padre) es tan folclórico cómo el gritar ¡Guapa! a la Pantoja cuando sale al escenario. Su estatus social no mejorará porque se acabe los polvorones mirando la retransmisión del mencionado concierto. Dedique las horas muertas de la mañana de año nuevo a cosas más provechosas y divertidas.

5 – Bach y Vivaldi fueron músicos prolíficos.

Johan Sebastian Bach compuso más cosas que la Tocata y Fuga y Antonio Vivaldi compuso más de quinientos conciertos además de “Las cuatro estaciones”. Estos dos músicos, mis dos favoritos por cierto, se hartaron de escribir obras maestras. Busque en Google una o más piezas de estos gigantes de la música si no quiere parecer un advenedizo.

6 – Conozca mejor a Mozart.

6.1. – Mozart, no se reía de manera desagradable.

Seguro que usted cree que sí, pues lo ha visto en Amadeus, grandiosa película de Miloš Forman ganadora de un montón de Oscares. Verá: Mozart no se reía como si fuera una hiena, en realidad nadie sabe como se reía Mozart pues no queda nadie vivo de aquella época para verificarlo. Lo que pasa es que el guionista de Amadeus y autor de la obra de teatro en la que esta basada la película, Peter Shaffer; quiso transmitir la imagen que supuestamente tenía del compositor Salzburgués,  un Antonio Salieri demente y corroído por la envidia. Es decir, lo que vemos en la película no es como era Mozart si no como lo veía Salieri. Así que si le hablan de Mozart no haga la gracia de reírse de forma grotesca o arruinará de por vida su reputación de persona culta. (Créanme yo lo he visto hacer)

6.2. – Mozart no fue asesinado por Salieri.

¡Quíteselo de la cabeza! ¡Nunca sucedió tal cosa! Al igual que la Atlantida es sólo una invención de Platón, el supuesto asesinato de Mozart forma parte de un poéma de Aleksandr Pushkin  y es sólo ficción. Además Salieri era para Mozart lo que hoy día sería Lady Gaga para Eddie Vedder, así que no es lógico pensar que el gran músico italiano tuviera envidia del éxito del joven alemán.

6.3. – Nada absolutamente nada de lo que aparece en la película Amadeus pasó como lo cuenta la película. Si sus conocimientos sobre Mozart son únicamente aprendidos en la gran obra de Shaffer-Forman, cierre la boca.

7 . – Richard Wagner no era nazi.

Este tópico me irrita profundamente pues es el siguiente de la lista entre mis favoritos. Entiendo que en Israel no vean con buenos ojos al músico favorito de Hitler. Pero Richard Wagner es uno de los más grandes compositores que han existido. Sus operas son maravillosas y contienen algunos de los episodios más conmovedores de la historia de la música, por lo que no es de extrañar que los nazis se apropiaran de él. Además la famosa marcha nupcial que todo el mundo tararea cuando se habla de bodas, es obra suya. Sí, si esa.. en la qué está usted pensando.

8 – Luis Cobos no tiene nada que ver con “Hooked on Classics”.

Hooked on Classics era la versión discotequera de grandes temas clásicos encadenados, de ahí el nombre. Fue tal el éxito que generó toda una moda al carro de la cual se montaron muchos, entre ellos, el melenudo director español.

9 – En España también hubo música clásica.

Aunque mi antiguo y admirado profesor, Don Emili Ramos, decía que en España la gente no sabe escuchar y que por eso no tenemos grandes compositores, no es del todo cierto.

Vicente Martín y Soler, Manuel de Falla, Isaac Albéniz, Enric Granados, Pau Casals fueron grandes compositores con gran éxito internacional. Además son muchas las obras maestras de los grandes compositores ambientadas en España, por ejemplo:

  • La consabida Carmen de George Bizet
  • Las bodas de Figaro y Don giovanni de Wolfgang Amadeus Mozart
  • Don Carlo, Ernani  y La Forza del destino de  Giuseppe Verdi.
  • Fidelio, La única opera compuesta por Ludwig Van Beethoven.
  • Los Don Quijote de Jules Massenet y de Richard Strauss.

10 – Recuerde qué.

La música que suena cuando salen los monos en “2001 una odisea en el espacio” no es la banda sonora de 2001. Se trata de los primeros compases de Así habló Zarathustra de Richard Strauss

Pavarotti se llamaba Luciano y no “Tutto”

Sí sigue este decálogo le garantizo muchos años de estimulante reputación como persona musicalmente cultivada.

Actualización:

Para saber más sobre los grandes compositores mire este video.

Entradas relacionadas.

Mi operación de cataratas.

Cosas nazis.

Me he borrado de Facebook.

El erudito camuflado. Hoy: Escepticismo.

 

Crítica de cine. Hoy “Capitán América” y “La Cosa”

Chris-Evans-in-Captain-America-costume

Sí, sé que no son precisamente de estreno pero me gustaría comentar las películas que menciono el en título de este post, pues acabo de verlas y me gustaría compartir con mis hipotéticos lectores todo mi amor por el séptimo arte.

Me estoy refiriendo como no a Capitán América el primer vengador y a “La cosa” versión del 2011 y no a la  versión de John Carpenter de 1981. Ambas películas son la cara y la cruz del cine de norteamericano para el gran público de hoy día.

La primera, Capitán América es una obra maestra del entretenimiento, con personajes carismáticos a los que actores geniales dan vida en un entorno de vibrante acción y sorprendentes efectos especiales incluso para nuestros tiempos. Porque ¿ya me dirán como han hecho para que el protagonista tenga dos cuerpos tan distintos durante la peli?

Esta joya del cine de palomitas, sin tópicos no se puede hacer buena crítica, ofrece momentos divertidos, números musicales de primera y al malo de The Matrix haciendo de más malo aún. (Por favor no permitan al bueno de Hugo Weaving que malgaste su talento haciendo de elfo bueno)

captain-america-red-skull3

Además esta maravilla del celuloide es una muestra de rigor , bueno ya sé que convertir a un pelanas en un supersoldado invencible no es que sea el colmo del realismo, pero me refiero a lo bien que se describen las relaciones humanas ya que la atractiva agente Carter, llega a sentir curiosidad, complicidad y por qué no, cariño hacia el escuchimizado recluta Rogers; pero no es hasta que este es transformado en el hercúleo superhéroe,  cuando la oficial británica siente el lúbrico aguijonazo del deseo sexual y del amor. ¡Qué gran conocimiento de la naturaleza femenina tienen los guionistas de este film!

En definitiva Capitán América es una gran espectáculo que garantiza dos horas y pico de diversión y esa complicidad con el espectador que provoca, que estire las piernas lo que pueda en su butaca, coloque su refresco en el posavasos y se divierta a pesar de los 8 “lauros” que cuesta la entrada.

Todo lo contrario que la ponzoñosa y estúpida nueva versión de la mítica Cosa de John Carpenter.y Kurt Russell que a su vez versionaba la no menos mítica Enigma de otro mundo de Howard Hawks rodada en 1951. Este pestilente rollo es el paradigma del cine industrial norteamericano cuando no está tocada por la gracia con la que está Capitán América.

Voy a comentarla brevemente sin temor a hacer eso que ahora se llama “spoiler”, pues no sería una buena persona si les diera facilidades a mis hipotéticos lectores para que acudan a ver esta infección a 24 fotogramas por segundo. Procedo:

La típica eminencia mundial en paleontología

La típica eminencia mundial en paleontología

Un día por la Antártida, unos arquetípicos exploradores escandinavos con barba, jersey de cuello alto y pómulos sonrosados, que viene a ser lo mismo que representar a todos los italianos con traje de rayas, patillas y sentados en una mesa con mantel a cuadros, pero se nota menos. Al grano, estos exploradores o lo que demonios sean se encuentran accidentalmente con una nave espacial, vamos un ovni de esos, y lo más impresionante un alienígena que quedó congelado mientras supuestamente intentaba escapar. ¿Y que es lo que hace? Lo dejan donde está y se lo dicen a su jefe el cual se marcha al otro hemisferio a buscar al mayor experto en paleontología del mundo para que desentierre al bicho. ¡La leche! estoy en la Antartida y me largo a los Estados Unidos a buscar ayuda como quien coge los Ferrocarriles de la Generalitat para ir a Vallvidrera (Vallvidrera o Vallvidriese según sea). Una vez allí localiza al mayor experto en desentierro de fósiles. ¿Y quién es? Un septuagenario catedrático en paleontología, una entrañable arqueóloga de cabellos plateados y conversación picantona… ¡No! se trata de una niña de no más de 25 años que no sólo es la máxima autoridad en su campo sino que además está que cruje. Lo normal, ¡vamos!.

Bueno David, es posible ser joven y tener un talento que nadie más tiene, mira Bobby Fisher. Sí claro y por eso esta eminencia con pinta de Miss Venezuela, tiene que desplazarse hasta el polo sur para decirle a los técnicos que hay allí que para sacar al extraterrestre tienen que cortar el hielo alrededor procurando no tocar las patitas ni ninguna otra parte de su cuerpo. Y que una vez han cortado el hielo alrededor en forma rectangular dejando un ligero margen para no dañar al bicho, lo saquen, lo metan en un camión con una grúa y se lo lleven al campamento.

Una vez que la maciza científica se ha ganado su sueldo haciendo algo que ninguno de los 30 y pico técnicos que había allí podría haber ni siquiera concebido, hacen lo más lógico que se podía hacer después de la sofisticada extracción del alíen: lo dejan sin vigilancia en un cuartucho del edificio, para que se vaya derritiendo y se ponen a beber y a tocar la guitarra como si en vez de exploradores noruegos que acaban de dar con el mayor hallazgo de la historia de la humanidad fueran romeros rocieros que descansan. Por si fuera poco, entre el personal de la base hay un negro, no se sabe muy bien por qué, pero lo que sí se sabe es que será el encargado de cabrear al bicho cuando después de ir a hacer pipí, se le ocurre ir a tocarle las antenas al marciano. Lo demás es de prever, muerte, destrucción y bueno, no sé, porque no fui capaz de continuar viendo esta tontería.

La avaricia rompe el saco.

“La avaricia rompe el saco”, creo que es el dicho o refrán que primero aprendí y con eso quiero decir que fue el primero que me esforcé en comprender. Un hipotético lector de esta entrada pensará que ahora voy a decir aquello de “El refranero español es muy rico”  así que puede que hipotéticamente se sienta confundido si le digo que el refranero español, el turco o el mongol es un montón de palabrería tópica y contradictoria; como la Biblia por ejemplo. Pero algo se puede salvar, y el refrán citado al principio forma parte de ese algo.

Esta mañana mientras combato la resaca del antidepresivo con el aguachirle que preparo y al que ingenuamente llamo café; he leído el siguiente titular:

Vodafone pierde más de 60.000 líneas durante su primer mes sin subvenciones

Lo que corrobora que el refranero español contiene al fin y al cabo alguna cosa aprovechable

Yo soy cliente de Vodafone y no sabía que los grandes operadores telefónicos habían abandonado la subvención de móviles nuevos. Sabía que habían aumentado el tiempo de permanencia pero pensaba que eso les bastaba para asegurarse pingües beneficios en estos tiempos de crisis. Por eso me dirigí a un distribuidor autorizado muy ilusionado con mi contrato de permanencia caducado, mis 920 puntos y la expectativa de obtener un celular de rechupete, a cambio de mis dos añitos de mi mediana edad. Por desgracia mi ilusión se tornó en frustración.

  • Por de pronto mis puntos ya no sirven. Los he estado acumulando para nada. Simplemente ya no hay programa de puntos. En realidad nunca sirvieron, eran una mezquina estratagema para que gastara. Cuando consultaba cuantos puntos necesitaba para tal o cual teléfono, siempre necesitaba 100 puntos más de los que tenía. Intenté probar esto guardando capturas de pantalla de la web de estos filibusteros, pero se me han adelantado eliminando este truco y ya no podré hacerlo.
  • Para conseguir algo parecido al extinto programa de puntos, debo contratar una tarifa plana a precio de caviar ruso y pagar no menos de 180€ si quiero algo más que un expendedor de caramelos con antena, como los que se venden en tiendas de golosinas.
  • Sí acepto estaré ligado a esta compañía tan simpática por 24 meses tiempo que cuando estás pasando la crisis de los cuarenta resulta una verdadera eternidad.
  • Pasarte a Movistar ya no resulta un buen truco. Estos genios también han eliminado la subvención de terminales para ofrecerte el pagar en cómodos plazos aparatos a 650€ de vellón durante los consabidos 24 meses. ¡Qué con su pan se lo coman! ¡Mira otro refrán aprovechable!
  • Yoigo, tiene buenas ofertas y continua subvencionando terminales, al igual que Orange, pero todos sabemos lo caro que sale a la larga tener un operador telefónico que nadie más de tu entorno tiene, así que esta opción tampoco la puedo considerar.

Voy a seguir con mi viejo teléfono a la espera que las lumbreras que dirigen las grandes operadoras se den cuenta de que:

  • La gracia de su negocio es poder satisfacer la vanidad de clientes pobretones como yo, facilitándoles tener bonitos y sofisticados móviles cada cierto tiempo.
  • Retirar la subvenciones a los móviles en plena crisis económica, cuando ellos tienen una gallina de huevos de oro, no es buena idea y además insulta la inteligencia.
  • Dudo que las operadoras reconsideren su nueva estrategia mercantil, pues parece que la avaricia nubla el entendimiento de estos genios, sin remisión. Y no sólo de ellos, he tenido que escuchar de boca de  una comercial bobalicona y lameculos qué: “estas medidas son necesarias pues los clientes abusábamos de la portabilidad.” ¡Lo que hay que oír! Cobran las llamadas a precio de jamón de Jabugo y los que abusamos somos nosotros. ¡Tócate las narices!

En definitiva, los resultados del último mes de Vodafone sólo impresionan por no ser aún peores. Lo bueno es que por lo visto somos muchos los que estamos volviendo a las cabinas telefónicas o a llamar por el fijo como antaño y puede que regresen a  niveles algo más bajos de avaricia.

Chiste de J.R. Mora

Chiste de J.R. Mora

Actualización:

Justo cuando acababa de publicar este “post”, me encuentro con el siguiente titular:

La telefonía móvil sufre en abril la mayor pérdida de clientes de la historia

Nunca me había sabido tan bien la porquería de café que hago… mmm.

 

Entradas relacionadas.

Test de capacitación.

Temo a los griegos incluso cuando hacen regalos.

Temo a los griegos incluso cuando hacen regalos (2).

Aquí vale todo. Técnicas de marketing.

 

Crítica televisiva. Numbers.

numbers_5

Miércoles al alba. Mientras espero que el ansiolítico me haga efecto y me dé sueño. Veo la sorprendente serie policiaca, por llamarla de algún modo: Numbers.

Va de un aguerrido policía que resuelve crímenes con la ayuda de su hermano que es a la sazón una especie de genio de las matemáticas tan brillante que hace que Perelmán o Mandelbrot parezcan Belén Esteban. Mi título de FP de electrónica, mis carreras universitarias tan inacabadas como técnicas y mi experiencia como profesor, me otorgan una leve autoridad para opinar sobre el argumento de esta serie y los conocimientos suficientes como sentir vergüenza ajena cuando veo esta chorrada firmada por el hermano de Ridley Scott. (Al parecer esto va de hermanos con desigual y mal repartido talento)

Esta serie cumple con los parámetros de las series policiacas actuales, a saber:

  • Policías atractivos con anatomías que harían acomplejar al mismísimo David de Miguel Ángel, que visten trajes tan impecablemente cortados que hacen que Arturo Fernández parezca un Ocupa.
  • Ordenadores con interfaces de usuarios tridimensionales y videoconferencias de alta resolución en tiempo real, y que sin embargo hay que escribirles las cosas directamente al estilo: “ Buscar ficheros secretos consultados de Fulano”, eso sí lo debe de introducir un experto asiático del FBI con licenciatura en Stanford si no no funciona.
  • Experto, en este caso el hermano empollón del protagonista, que a pesar de tener 25 años, ha estudiado ocho carreras, y es la máxima autoridad mundial en su campo. (véase Bones)
  • Ayudante no perteneciente al cuerpo pero que es al final quien resuelve el caso y hace que los policías de verdad se limiten a aparecer en el último minuto para evitar que el malo lo mate (véase El Mentalista)

Numbers cumple con todo esto pero además, en mi opinión, esta serie roza el delirio.

  • El hermano listillo del poli protagonista resuelve complejas ecuaciones como es de esperar de alguien cuyo trabajo es tan urgente como para que dependa de él la captura de un sanguinario delincuente: Mentalmente sobre una pizarra o sobre la típica superficie transparente. El uso de una calculadora restaría frescura a la transformada de Laplace más pintada.
  • Conoce al dedillo todos los aspectos de todas las ramas del cálculo, la combinatoria y la probabilidad y puede aplicarlos en el acto según vaya evolucionando la investigación del caso.
  • Cuando su hermano, su padre o un policía se le acerca, siempre lo hacen exactamente cuando acaba de dar con el algoritmo con el que describirá con exactitud lo que se le iba a preguntar.
  • Todo lo resuelve mediante la aplicación del teorema de tal en combinación con la ley de cual, pero ¿usar la regla de tres?, ¡vamos anda!
  • Dice cosas como que la elección de un jurado es similar al lanzamiento de una moneda pero combinado con la técnica con la que los vaqueros controlaban a los rebaños… ¡y se queda tan pancho!
  • Es capaz de saber de donde venía el misil que destruyó el coche del gobernador mediante la localización de los fragmentos del vehículo en un kilómetro a la redonda usando un programa que alguien diseño alguna vez y que se llama “Algoritmo localizador de donde vienen los misiles destructores de coches oficiales”
  • Dado que puede resolver con la única ayuda de su cerebro cualquier problema matemático en pocos instantes, lo compensa perdiendo el tiempo haciendo demostraciones vistosas de sus teorías mediante animaciones de bolitas que chocan entre ellas antes las cuales sus compañeros policías y sus superiores asienten babeantes.

En definitiva, esta serie es tan ridícula como Bones o El Mentalista, emitidas en la misma cadena que Numbers, pero sin la mágia de Brennan y Booth ni el encanto de Lisbon y Jane. No la recomiendo. Es más divertido ver el anuncio de la cartera Aluma.