Archivo de la categoría: Naderias

Entrevista de trabajo. Necesito ayuda.

Entrevista de trabajo

El lunes que viene tengo mi primera entrevista de trabajo seria desde que perdí mi empleo allá por el 2011. Se han puesto en contacto conmigo de una empresa de software valenciana que busca algo así como un formador para comerciales en su sucursal de Barcelona. La entrevista es en Castellón de La Plana y hiede a montaje piramidal que tira de espalda, pero iré ya que además de no tener nada mejor que hacer el lunes, necesito anécdotas para contar en este blog. Ya tengo los billetes del Euromed porque de avión no he encontrado. (Lo siento no he podido resistirme)

Pero por si acaso se trata de una autentica oferta de empleo.  He decidido preparar concienzudamente mi comportamiento durante la entrevista . Tengo una gran experiencia profesional y una envidiable simetría facial pero desde un punto de vista psicológico, necesito algo de ayuda, pues tras tanto tiempo en el paro incluso un ego estratosférico como el mío puede desquebrajarse. Busco en mi biblioteca algún libro de autoayuda de esos que compré en las etapas de mi vida de escasa o nula actividad sexual, pero no encuentro el adecuado. Leo con cuidado los títulos pero no me convenzo de la utilidad de ninguno.

Más Platón y menos Prozac. No, es un tostón de un tal Lou Marinoff que dice que la filosofía puede substituir a la psiquiatría, pero sólo lo dice él.

Mis zonas erróneas de Wayne W. Dyer. Uno de los “hits” de este mundo editorial. Lo leí hace años y precisamente no es el momento de descubrir zonas erróneas más bien al contrario.

Cómo ganar amigos de Dale Carnegie. Este libro me gustó pero quiero que el entrevistador, entrevistadora en este caso, me dé el empleo no que me invite a la comunión de sus hijos.

La lógica oculta de la vida de Tim Harford. Este se ajusta más. va de economía y empresas pero no creo que la teoría de juegos de John von Newmann y su aplicación al póquer, esté a mi alcance.

Usted puede ser lo bueno que quiera ser. Es un best seller de un tal Paul Arden. Es un libro excelente si eres Victoria Beckham.

El monje que vendió su Ferrari. De Robin S. Sharma. Es muy bonito y poético pero me niego a mirar una rosa durante media hora por las mañanas. Además ¿qué pensará mi entrevistadora si me presento vestido con una túnica y el cráneo pelado y blanqueado con talco?

¡Ahá!, la biblioteca del emprendedor… Mierda, sólo compré al primero. Y es el Arte de la guerra de Sun Tzu. Dicen que los ejecutivos japoneses de los 80 usaban este libro para resolver conflictos y negociaciones, pero no llego a comprender que utilidad puede tener en la negociación de un convenio colectivo el saber como disponer los elefantes en el campo de batalla. De todas formas le echaré un ojo, es el más pequeño de todos y a lo mejor dice algo de utilidad si planteo la entrevista del lunes como un combate.

Instinto animal.

Dakar

Suceso ocurrido en la mañana del día 22 de febrero de 2013.

Prólogo.

Me encuentro parado frente al semáforo del cruce entre la calle del Cardenal Tedeschini y la Avda. de La Meridiana de Barcelona.  El frugal desayuno que he tomado en mi cafetería favorita se deshace en mi estómago produciéndome una agradable sensación de saciedad. Cae una lluvia fina apenas perceptible sobre la ciudad pero suficiente como para volver resbaladizo el pavimento de la calzada. Mi iPod Touch de cuarta generación toca una canción que no deseo escuchar. Pierdo de vista el semáforo. Mi prioridad es cambiar de canción.

Suceso.

Mientras pulso el icono de avance de mi reproductor musical, una motocicleta de trial conducida con un émulo de Jordi Arcarons, con mono, botas y casco más adecuados para atravesar el Teneré que para circular por una barriada barcelonesa, pasa a toda velocidad frente a mí. La inusitada velocidad del motorista llama mi atención. Veo como a pesar de las chuminadas de deporte extremo del motorista, este pierde el control de la moto, debido a lo resbaladizo del asfalto y se precipita al suelo con gran estrépito. La moto empeñada en cumplir con la primera ley de Newton, colisiona con un venerable anciano que cae con una graciosa pirueta sobre el panot húmedo.

Mi reacción.

Gracias a mi iPod Touch de cuarta generación no inicié el paso del semáforo lo cual me produce una sensación que pasa del alivio, pues pude ser atropellado por el motorista, a la indignación por la imprudencia del “tonto la moto”.

Me dirijo al lugar del accidente para servir de testigo si fuera necesario ante la llegada inminente de la policía. Ese estúpido motorista inconsciente hubiera podido hacerme mucha pupa. Pero me corto un poco en mi afán justiciero pues el motorista yace inmóvil en el suelo. ¿A ver si se ha matado?  Mientras el anciano es levantado del suelo por varias personas con gran esfuerzo.

El motorista reacciona y es ayudado a levantarse. El anciano atropellado tiene una raspadura sanguinolenta en la pantorrilla izquierda, pero comenta con voz trémula que está bien. Parece que le importa más que lo tomen por un anciano desvalido que el daño real que ha sufrido. El orgullo le duele más que la pierna.

El motorista farfulla algo imperceptible a una mujer que le está ayudando a incorporarse. Por sus movimientos deduzco que no le pasa nada. Mi ira regresa. Imagino mi declaración ante el agente policial con todo tipo de información para que cuando se celebre el juicio por la denuncia que imagino interpondrá el viejecito, le quiten todos los puntos y le pongan una multa de aúpa al ese repugnante gamberro motorizado. Mentalmente calculo como debían de estar los semáforos, la posición de los testigos y las posibles contradicciones en las que no debo incurrir. ¡Te vas a enterar! Vas a aprender duramente a no pasar los semáforos en ámbar.

Epílogo.

Mientras los sueños justicieros me hacen babear. El motorista se quita el casco, contraviniendo las más elementales normas de auxilio en caso de accidente. Fijo mi famosa mirada de mitad odio mitad asco, “brown steel”,  que tanto irritaba a mis jefes de la constructora, esperando ver las facciones simiescas del motorista pero mis ojos se topan con el vuelo de una cabellera negra y el rostro de una mujer de no más de 20 años, con rasgos andróginos pero de gran belleza. Su confusa mirada y la perfecta simetría de sus labios implorando perdón actúan sobre mí como un interruptor que contiene la indignación y el salivado. De repente mi acero marrón se convierte en terciopelo marrón. Hasta ese momento no me había dado cuenta como se ajustaba a su escultural talle el mono a la par que acentuaban unos poco prominentes pechos, cuya medida, compaginaba de manera sublime con las hombreras de su traje de aventurera sahariana.

Por lo visto el anciano atropellado también ha sufrido una metamorfosis similar pues tras ver a la muchacha se ha despedido cortésmente de las personas que le ayudaron a incorporarse y ha desaparecido del escenario sin dejar rastro, para desconcierto de la venus rodante que inútilmente intenta dar datos sobre él, a su compañía de seguros.

Un señor que pasaba por allí me pregunta qué ha sucedido. Le digo que ha habido un accidente porque un viejo estúpido ha cruzado la calle cuando no debía, haciendo caer a la pobre chica que ha intentado no mandarlo al otro barrio, pero claro, con el pavimento resbaladizo hasta una experimentada amazona puede perder el equilibrio. Me despido cortésmente del señor y me marcho del lugar de los hechos mientras experimento un desconcertante ataque de amnesia.

Hasta las narices de Mario Vaquerizo

nancy_web

Estoy hasta las narices… perdón, estoy hasta los cojones de Mario Vaquerizo.

Estoy hasta los cojones de verlo continuamente en televisión hablando de cualquier cosa.

Estoy hasta los cojones de su cara de falsa “drag queen” y de su estilo fúnebre.

Estoy hasta los cojones de su pretendida rebeldía  dentro de un ambiente de banalidad y lujo.

Estoy hasta los cojones de su supuesta provocación consistente en mostrar sus costillas y poner caras raras en las fotos.

Estoy hasta los cojones de su pose de falso homosexual.

Estoy hasta los cojones de oír sandeces pronunciadas con su falsa voz afeminada.

Estoy hasta los cojones de oír decir a otros impresentables televisivos que les cae muy bien.

Estoy hasta los cojones de sus opiniones sobre temas que desconoce y de su pomposa actitud de ignorante molón.

Estoy hasta los cojones de que se encumbre a tipos como este falso músico de tres al cuarto.

Somos ganado cultural

PawnStars

Estar en el paro es estar preocupado. Estar preocupado es dormir poco. Dormir poco lleva a ver mucho la televisión. Ver mucho la televisión actual da una idea general de como se nos ve a los ciudadanos por parte de… bueno, no sé por parte de quién, pero de alguien que ya ni siquiera nos respeta. Podría pensarse que tras agotarnos en empleos extenuantes y mal pagados se nos retiene en casa con el entretenimiento inmediato y barato de la televisión. Pero ya no es así, ese alguien ya ni se preocupa de seleccionar como entretenernos, de ofrecernos un entretenimiento digno, puede que en los Estados Unidos sí , pero en España…

Cuando miro la televisión me siento como ganado al que se alimenta con cualquier cosa. Me siento como ganado cultural. Somos reses que pertenecen a un ganadero sin escrúpulos Sólo así puedo explicarme este sentimiento que me deja la programación de algunos canales de televisión.

Por ejemplo. En canales como como Xplora o Energy se vierten programas de dudoso interés disfrazados de documentales. Como el espacio de  la casa de empeños que no está del todo mal para verlo una vez, pero emitirlo una y otra vez en nuestro país, donde ya nadie sabe a ciencia cierta quién fue El Cid, y pretender que entendamos lo trascendente de tener algo firmado por John Hancock , es a mi juicio, emitir cualquier cosa, porque nos lo vamos a tragar sin más.

Este tipo de programas se hacen para entretener a los ciudadanos norteamericanos y después se reutilizan para alimentar al ganado de países como el nuestro; que si los los buscadores de tesoros, que sí los que compran trasteros o que sí los que tienen otra casa de empeños pero en un barrio chungo y todo es más peligroso. Las casas de empeño españolas están llenas de ordenadores obsoletos y de películas pornográficas. No encontraremos en ellas ningún Picasso, ningún botón del abrigo de George Washington ni ninguna motocicleta Saroléa.  Es entretenimiento para los americanos y pienso de mala calidad para nosotros. No sabemos que Roger de Flor fue nombrado Cesar del Imperio Romano de Oriente, pero gracias a estos programas sabemos que Paul Revere hacía unas cucharas muy bonitas. Roger de Flor tiene una calle en Barcelona pero ¿Quién coño fue Paul Revere?

Por si fuera poco además de pienso contaminado se nos puede dar pienso tóxico del tipo de “Los cazadores del pantano”. En este programa unos pueblerinos endogámicos y desdentados, exterminan con saña a los caimanes de no sé que manglar. La violencia y el sadismo de este espacio han hecho que sienta ternura por los cocodrilos y en general por cualquier saurio u ofidio por peligroso o constrictor que sea. Que un programa esté ambientado en un lugar salvaje y recóndito no lo convierte en un episodio del Hombre y La Tierra. Es una porquería pensada para espectadores consumidores de porquería. Me imagino a quién lo programó:

- Hay que llenar un par de horas de la tarde ¿alguien tiene algo?

- Ha llegado un programa donde unos tarados cazan en un barrizal por dinero.

- ¿No será muy fuerte eso de matar animales?

- Matan caimanes, creo. A nadie le afecta la muerte de bichos escamosos.

- En ese caso, vale.

El pienso televisivo que se nos echa al ganado cultural que formamos en este país no sólo se sirve en canales temáticos de escasa audiencia y en forma de programas de contenido alejado de nuestra realidad cultural y social. Las grandes cadenas nos obsequian con la repetición de episodios o capítulos de series norteamericanas sin molestarse en buscar soluciones de continuidad. En pocas semanas el peinado de Teresa Lisbon se adapta a las distintas modas con la rapidez con la que Temperance Brennan despide y recontrata al mismo adjunto. Repetir una y otra vez y en periodos tan cortos de tiempo los mismos episodios no es multidifusión, es desidia, es falta de respeto, es emitir por emitir, porque cualquier cosa vale para tener al ganado cultural saciado.

Pero no podemos quejarnos tampoco de que se nos trate como a ganado. Innovamos poco, inventamos poco. Nuestra producción local de pienso no da para saciar a tanta res extenuada por el trabajo. Se limita programas de cotilleos, de videncia o de juegos de azar, llamar a un casino televisivo “ganing” lo dice todo, ni siquiera el idioma nos sirve para crear una marca. Es pienso de tan mala calidad que algunas cabezas de ganado no estamos dispuestas a consumirlo. Por eso hay que importar alimento de fuera, del mayor productor, de los Estado Unidos. Quizás es  por eso que las autoridades norteamericanas presionan para que nuestro gobierno endurezca las leyes de protección de derechos de autor. Son sus derechos los que hay que proteger, nosotros apenas sí producimos nada que merezca la pena piratear.

El ganadero nos alimenta con pienso de mala calidad, con programación televisiva hecha con desgana, porque no espera ninguna reacción, ninguna protesta. Que la esposa de Ned Flanders muera y resucite periódicamente o que Tabatha Coffey salve la misma peluquería canina tres veces al mes, no nos aparte de la televisión tal vez indique al ganadero que ni la corrupción política ni la reforma laboral ni la privatización del sector público lo hará.

Entradas relacionadas.

- Mi autentica patria.

¡Malas noticias! Twitter no conduce a la revolución.

Los trolls y la sopa de ajo.

trollAntiguamente, ahora no tanto, cuando uno decía una obviedad o se le ocurría algo que ya sabía todo el mundo se decía: “Has inventado la sopa de ajo”. Me he acordado de esto leyendo este interesante artículo del blog Fogonazos, uno de esos que yo admiro, y que va sobre como combatir a los trolls de tan molestos resultan en internet. A mí particularmente me gustaría tener un troll pues sería indicativo de que este blog tiene gran audiencia o interés, aunque no me quejo de la que tengo, ¡ojo! Sin embargo aunque parezca mentira los trolls no son una cosa moderna cuya aparición va aparejada con el surgimiento de la web y de las redes sociales, no, siempre ha habido trolls en las telecomunicaciones y yo tengo cierta experiencia en ello.

Cuando yo era un chaval, existía una clase de personas que tenían como afición conversar por radio o radioaficionados, y entre esas personas, se encontraba mi padre. Hoy en día, siguen existiendo y cumplen con una importante labor social en países cuya extensión u orografía dificulta otros tipos de comunicaciones. Pero en Europa y en España, el radioaficionado, es un dinosaurio.

No todo el mundo podía ser radioaficionado(1) pues se entendía que esta práctica podía entorpecer y perjudicar las comunicaciones de los distintos cuerpos policiales o de seguridad y salvamento. Además, los equipos o “emisoras” eran muy costosos y no estaban al alcance del gran público, pues no sólo necesitabas la emisora sino también antenas sofisticadas, amplificadores de señal y toda suerte de accesorios.

Por si fuera poco, en aquel entonces,  para ser radioaficionado se te exigía una licencia, sí, como se lee; un permiso como el de conducir . Y para obtenerlo tenías que acreditar ciertos conocimientos en un examen como: nociones básicas de electrónica, de  telecomunicaciones y  los códigos Morse, código fonético y el código Q. ¿Se puede uno imaginar que hoy te exigieran pasar un examen para conectarse a internet y demostrar conocimientos de TCP/IP, arquitectura de redes y HTML. Pues más o menos era eso(2).

Pese a todo nada impedía que cualquiera entrara en una de las tiendas de electrónica de la calle Muntaner de Barcelona y se comprara una emisora y emitiera como y cuando le viniera en gana. Y es aquí donde enlazo con el tema de los trolls. Mi padre tenía la licencia para emitir pero no tenía los medios. Los equipos que tuvo no tenían potencia suficiente como para emitir sin las costosas antenas de las que hablé antes y con el paso del tiempo y debido a sus dos empleos, acabó por perder el interés y me los dejaba usar para escuchar a otros radioaficionados e incluso a la policía municipal barcelonesa.

Así ocupé largas horas de mi adolescencia, escuchando conversaciones casi siempre aburridas y a “espiar” a la policía municipal, cuyas aventuras me entretenían mientras estudiaba, y entre todo eso, lo que más me sorprendía eran… los trolls. Porque había trolls y eran realmente ridículos. Lo bueno es que al contrario que el troll de internet, el troll de las ondas estaba perseguido por la ley por lo que el atractivo de lo prohibido, supongo, era la verdadera motivación de esta gente. Pondré un ejemplo real de como actuaban los trolls de aquella época:

Policía municipal 1.- Charlie 2 aquí Hotel cero. ¿Me recibe? Cambio.

Policía municipal 2.- Aquí Charlie 2. Le recibo. Cambio.

Troll.- (Eructo)

Policía municipal 1.- Molestias vecinales en calle del Rábano, 6. Cambio.

Troll.- ¡Te huelen los pies!

Policía municipal 2.- Charlie 5 está más cerca. cambio.

Troll. – (Eructo) ¡Maricooooones!

Policía municipal 1.- Hotel cero para Charlie 5. Cambio.

Troll.- Canta la sintonía de la Abeja Maya en falsete. Luego eructa.

Policía municipal 3. – Aquí Charlie 5. Estoy en Rábano, 6. Cambio.

Troll.-  ¡Te huelen los pies!

Policía municipal 1.- Quejas por ruido en el entresuelo. Cambio.

Troll. - (Sonidos guturales) (Erupto) ¡Pitufos maricooones!

Policía municipal 2.-  El llamante no comparece. Cambio.

Troll.- ¡Te huelen los pieeees!

(…)

En fin, que no se ha inventado la sopa de ajo con los trolls y que estos son tan viejos como las telecomunicaciones. Me pregunto si ha habido trolls en otros tipos de comunicaciones, como por ejemplo palomas mensajeras  o correos del Zar troleadores.

(1) Estoy hablando sobre cosas que ocurrían hace ya más de 25 o 30 años. Desconozco como son las cosas en la actualidad.

Trollface(2). Siendo yo titulado en electrónica y telecomunicaciones (FP II) no tenía que pasar dicho examen en el caso de hubiera querido ser radioaficionado como mi padre y quería, pero para cuando obtuve mi título la radio afición estaba ya tan  en declive como las máquinas de escribir o los discos de vinilo.

Lance Armstrong. ¡Menudo farsante!

CYCLING-ARMSTRONG/

 

No puedo dejar de escapar la oportunidad de dejar constancia en mi blog de mi indignación por el caso de dopaje confesado por Lance Armstrong que en el programa de la entrevistadora Oprah Winfrey .

(¡Qué sueño!. Es que es muy tarde. Creo qué queda café.)

y la repercusión que está teniendo en todo el mundo. Ya que el ciclista norteamericano ganó nada menos que 7 Tours de Francia. 7 Tours ganados con la ignominiosa ayuda de las drogas y las hormonas.

(El café me ha dado acidez de estómago. Tomo demasiado.)

Al parecer este señor que en otros tiempos dominaba con insultante superioridad al resto de oponentes es ahora insultante pero para la dignidad de todos ellos.

(Voy a tomar Sal de Fruta, o no voy a poder continuar escribiendo)

Recuerdo la admiración que causaba este corredor cuando salía indemne de situaciones…

(No tengo sal de fruta. Voy a ver si mi madre tiene Almax)

… de situaciones que daban con los huesos en el suelo de sus oponentes, pero que él dominaba con pasmosa habilidad. ¡Claro la habilidad de la EPO y de la Hormona del crecimiento!

(Tampoco hay Almax. Probaré con bicarbonato que de eso sé que hay)

Su superioridad era tan abrumadora que seguramente ya despertó el recelo en las autoridades deportivas, que hoy, le están sancionando.

(Tengo que ser más cuidadoso con el reflujo gástrico ya que este me puede provocar un ataque de asma)

Por si fuera poco, Armstrong, no contento con arruinar su prestigio, ahora intenta esparcir la infamia entre todos sus compañeros ciclistas…

(No tengo perdón de Dios, ya me ha dado el broncoespasmo, miran que me lo tienen dicho los médicos. Voy por el Salbutamol)

Pero sus acusaciones de una cobardía sin parangón, no sólo afectarán al ciclismo sino que se extenderán por toda la profesión deportiva.

(Mmm, ¡un caramelo!)

Entiendo que el deporte es espectáculo pero incluso con esta premisa tienen que establecerse unos límites que…

(¡Mierd..! Tengo que ir a qué me miren esta muela. Es comer algo dulce y me duele. Voy a enjuagarme la boca con colutorio)

Unos límites fijados en no poner en riesgo la salud de los deportistas de élite, qué no olvidemos…

(¡Joder! cómo duele la muela. Voy a por un ibuprofeno. ¡Veo las estrellas!)

No olvidemos, como decía son un ejemplo a seguir por la juventud. Qué por si fuera poco el nefasto estímulo que del cine, la televisión y los videojuegos perciben; ahoran también llegarán a creer que pueden tomar lo que se les antoje, sólo porque farsantes como Armstrong lo hacen.

(Pero que frio hace aquí. Mi madre ha debido dejar abierta la ventana del salón. Me está picando la garganta… ¡Mamá! ¿Queda Lizipaína?)

En definitiva, espero que el caso de Armstrong sirva de una vez por todas de escarmiento a todos aquellos que no saben ver las verdaderas virtudes del deporte y que este señor reciba una sanción contundente y ejemplar no sólo de los organismos deportivos internacionales sino de la opinión pública en general…

(No me gusta el tono tan grandilocuente de esta entrada. Debe ser porque hoy me olvidé de tomar el Depakine y estoy algo ansioso. Con ansiedad no se puede escribir con objetividad.  Mejor me tomo un Trankimazin, para que se me pase la ansiedad y luego lo reviso…)

Hazte amigo de ombligo.

Por toda Barcelona se puede ver este anuncio al igual que por el resto de España.Malik

El anuncio pertenece a una campaña de Médicos sin Fronteras para evitar que las madres de países del tercer mundo contagien con el VIH a sus hijos antes de nacer. Hasta aquí todo correcto. Lo que pasa es que en Barcelona la campaña es en catalán y en catalán ombligo se dice “melic” que pronunciado suena parecido a “Malik” dado que la “e” es neutra y suena como una “a” débil. Por lo tanto parece que:

  • Los autores de la campaña son catalanes y han querido hacer una gracia, pintado sobre el ombligo de la mujer la palabra ombligo en catalán.
  • Los autores no son catalanes y no se han percatado de este hecho.
  • Los autores no son catalanes, se han percatado del hecho pero lo han dejado porque son cachondos.

Es como si el nombre del nasciturus, fuera “umvligo” o algo parecido. Los castellano hablantes lo encontraríamos llamativo, supongo. En fin, es una curiosidad, no tan grave como lo del Nokia “Lumia” que creo significa “Puta”, y queda gracioso… al menos en Cataluña.

De todas formas suerte con la campaña.

Cosas nazis

 
 Cosas nazis
  
En 1951 el profesor de la Universidad de Chicago, Leo Strauss formuló lo que se conoce como “Argumentum ad Hitlerum”  o “Reductio ad Hitlerum” (Reducción a Hitler) que significa que cuando una discusión se alarga en exceso, siempre una de las partes acusará a la otra de Nazi. Y claro, como todo lo que hicieron los nazis es abominable resulta que estamos muy limitados para justificar casi nada que hagamos.  Un ejemplo es este artículo donde se puede ver como el aborto terapéutico se compara con la eugenesia nazi. No entraré en este debate sólo menciono el artículo pues me ha dado la idea de confeccionar una lista con algunas de las cosas que no podemos hacer, como por ejemplo abortar, porque las hicieron, las promovieron o eran del gusto de los dirigentes del tercer Reich o de sus partidarios. Empiezo:

1- La religión y la iglesia católica.

Le duela quien le duela, Hitler era católico, de familia católica y la ideología y el partido nazis germinaron en la Baviera católica.  Católico era Rudolph Hess, Matha Goebbles  y la familia de Eva Braun. Aunque renegó del cristianismo nunca actuó o se definió como ateo como frecuentemente se le identifica. De hecho, la la mera religión o el misticismo es ya algo tan ligado al imaginario nazi, con o sin razón,  que también tendría que ser repudiada por ello. Dejemos a parte la oscura relación del Reich con El Vaticano.

2- La propaganda y la publicidad.

Nadie hizo un alarde de eficiencia propagandística antes como los nazis. Los once principios sobre propaganda de Joseph Goebbles siguen vigentes hoy día para las agencias publicitarias modernas y peor aún para los gobiernos.

3- El amor a los animales.

Hitler adoraba a los perros y a lo largo de su vida tuvo varios a los que trató con gran cariño, sobre todo al último, Blondie, la hembra de pastor alemán (¿Alsaciano?) a la que llegó situar por delante de su pareja Eva Braun en su escala de confianza personal. Además en este artículo puede leerse como el infame Heinrich Himmler, que ni se inmutaba en sus inspecciones a los campos de exterminio, salió horrorizado de una corrida de toros.

4- El arte en general y la arquitectura en particular.

Hitler fue pintor en su juventud y los nazis se dedicaron a expoliar las obras artísticas que encontraban en los países conquistados. Actividad a la que, por cierto, fue muy aficionado Hermann Göring, que acumuló miles de obras de arte robadas y que fueron encontradas tras la guerra en su poder.

En cuanto a la arquitectura ni Alejandro, ni Gengis Kan, ni siquiera Napoleón, tuvieron un arquitecto de guardia y mano derecha como lo fue Albert Speer de Hitler. Aunque cabe decir, que la arquitectura siempre ha sido usada por todos los dictadores como demostración de poder, desde los faraones con sus pirámides hasta Franco con su Valle de los caídos. ¡Uy! perdón he llamado dictador a Franco, ¡qué cabeza la mía!

5- La música clásica.

Alemania es el país de los grandes compositores y los nazis se enorgullecían de ellos , en particular de Richard Wagner. Somos miles de aficionados a la música clásica a los que nos irrita que se le relacione a con los nazis a pesar de que el genio de Bayreuth llevaba demasiado tiempo fallecido como para poderlo considerar un simpatizante del régimen. En cambio Carl Off, autor de la tan popular Carmina Burana, sí fue un nazi de tomo y lomo pero a nadie parece importarle.

6- La estética y la imagen.

Ningún otro régimen dictatorial cuidó tanto su imagen y su estética. Los nazis prácticamente tenían una imagen de marca. Fue Hugo Boss el que diseñó los uniformes de las SA conocidos como camisas pardas y fabricó tanto los uniformes de las SS como los de las Waffen SS. En cualquier tienda de maquetas, las relacionadas con el ejército alemán durante la S.G.M. superan en mucho a todas las demás en oferta. Aclaro que esto es una observación mía y no está basada en estudio estadístico alguno.

7 – La comida sana y las campañas contra el tabaco y el alcohol.

Hitler era estrictamente vegetariano, como Steve Jobs por ejemplo, y no bebía alcohol. Tampoco fumaba y creo recordar haber leído que prohibió hacerlo en su presencia.

8 – La Coca-cola.

La empresa norteamericana Coca-cola no quiso renunciar a sus beneficios en el mercado alemán cuando el gobierno americano prohibió a sus multinacionales comerciar con el tercer Reich. Para ello cambió el nombre a sus fábricas alemanas y comenzó la distribución de una bebida con sabor a naranja, fácil de producir en tiempos de guerra y tuvo un gran éxito. Esa bebida recibió el  nombre de Fanta.

9 – Volskwagen, Porsche y Ford.

El escarabajo fue promovido por el régimen y diseñado por Ferdinand Porsche a partir de unos bocetos del propio Hitler.  Más desconocido pero quizás más grave fue la directa vinculación entre el magnate del automóvil Henry Ford y la ideología nazi. Ford fue el autor del libro: El judio internacional, del que el propio Hitler decía, que le había servido de inspiración. En agradecimiento el Führer condecoró a Ford.

10 – Otras cosas relacionadas de algún modo con los nazis.

  • La gente rubia.
  • Los ojos azules.
  • La palabra socialismo.
  • La investigación médica, especialmente en genética.
  • La NASA, (Véase Von Braun)

Recomiendo la lectura de este artículo  sobre un texto de Eduardo Galeano, donde se habla de más cosas que deberíamos detestar por tener relación con los nazis.

Cosas nazis
Sí Peter. Cosas nazis.

Entradas relacionadas.

Mi operación de cataratas.

Me he borrado de Facebook.

El erudito camuflado. Hoy: Escepticismo.

El erudito camuflado. Hoy: música clásica.

Lo mejor del 2012

BustoHe decidido publicar de nuevo las entradas que más éxito tuvieron de todas cuantas escribí el pasado año. Cuando digo éxito me refiero a que o bien tuvieron un gran número de visitas, o bien  recibieron buenas críticas o ambas cosas. El objetivo de esto es doble:

    1. Llegar lo antes posible a las 100 entradas publicadas, llevo 90. Soy perezoso y con entradas de relleno lo conseguiré antes.
    2. Actualizar dichas entradas  y aprovechar su tirón para aumentar el posicionamiento de este blog.

Como ya indiqué en una ocasión, el prospecto del Ibuprofeno me gusta más que cualquiera de mis entradas, y por eso no me ha sido fácil decidir cuales y cuantas de ellas serían merecedoras de estar en una lista de esta índole. Los bloggers de éxito pueden hacer un “Top ten” pero yo me he conformado un “Las tres mejores” a modo de final olímpica y he decidido el reparto de medallas valorando conjuntamente número de visitas, y críticas favorables. Teniendo esto en cuenta el medallero queda como sigue:

Medalla de bronce. Cosas nazis.

hitler

Aunque no es la tercera en número de visitas, aunque anda cerca, y su primera versión es anterior al 2012;  fue la primera que tuvo gran audiencia y la primera con buena crítica.

Medalla de Plata. Mi operación de cataratas.

Cirujía ocular

Mi favorita. A día de hoy sigue recibiendo visitas. Su repercusión ha sido sobre todo humana. He recibido consultas y comentarios incluso del extranjero. Me ha permitido descubrir cuanta ayuda necesitamos las personas y como somos capaces de agarrarnos al clavo ardiendo de una entrada de un blogger aficionado en nuestra búsqueda de respuestas. Fue mi amiga Lupe quien me sugirió que la escribiera y el merito es suyo porque yo en principio, me opuse.

Y la medalla de oro es para… Stefanie Claudia Müller no vive aquí

caida-de-caro

Es tan sólo un comentario hecho un día de depresión. Pero destaca entre todas las demás en audiencia. En su mejor día recibió 1.856 visitas y todavía sigue siendo la más visitada. Otras entradas que creí interesantes no las leyó nadie y esta que tan sólo era un lamento ha sido mi mayor logro hasta la fecha. No es necesario volver a publicarla, ella por sí sólo tira de todo el blog.

No me puedo quejar de la repercusión de este blog, teniendo en cuenta que tan sólo es un blog personal, pero no estaré realmente satisfecho hasta que pueda contar con la piedra de toque que delata que un blog es realmente interesante y que no es otra que tener un Troll. Ese es mi anhelo para este año.

A todos los que visitan este blog muchas gracias.

¿Cómo acabar con Apple ?

Apple

(Sala de reuniones en la sede central de Apple inc. Interior noche.)

Ejecutivo 1. – Nuestro jefe y fundador Steve Jobs ha muerto dejando a nuestro cargo la más importante empresa tecnológica del mundo. Nuestra ventaja con respecto a nuestros competidores es tal, que tememos que se nos vea como unos engreídos y prepotentes  acaparadores. Necesitamos ideas para recortar algo dicha ventaja con las demás empresas tecnológicas y así mejorar la imagen que de nosotros tiene determinada gente.

Ejecutiva. – ¿Y cuál es esa imagen que debemos mejorar?

Ejecutivo 1. – Numerosas personas nos ven como una empresa “para ricos”, como Armani o Jaguar.

Ejecutivo 2.- ¿Pero no era eso lo que queríamos, vender status?

Ejecutivo 1. – Sí, claro pero tememos que a la larga puedan cogernos manía. Nunca monopolizaremos el mercado si hay sectores sociales resentidos porque se sienten excluidos de nuestro ecosistema. Tenemos que mirar hacia el futuro. A ver, ¡Brainstorming.!

Ejecutiva. – Glorifiquemos a Steve para que los demás crean que sin él estamos perdidos. Convirtámoslo en una especie de santo o salvador que nos dejó antes de concluir su obra.

Ejecutivo  1. – ¡Magnífica idea! Secretaria, tome nota: Contratar la redacción y publicación de áureas biografías de Steve. ¿Qué más?

Ejecutivo 3. – Hagamos algunas cosas al contrario de como lo quería Steve. Si fracasamos todos dirán que en vida nunca lo hubiera permitido y aumentaremos su gloria.

Ejecutivo 1. – Excelente. A ver… ¡Ya está! Aumentemos la pantalla del iPhone a 5 pulgadas y el iPad hagámoslo de 7.

Ejecutiva. – Pero el IPhone, se parecerá mucho a los enormes teléfonos de la competencia. ¿Eso no restará exclusividad?

Ejecutivo 1. – … Bien observado. Mmm. ¡Ya está! lo haremos más largo pero lo dejaremos igual de ancho. Todos dirán que tal cosa nunca se le hubiese ocurrido al Jefe. ¿Qué más?

Ejecutivo 2.- ¿Y si puteamos un poco al cliente? Mejor que hacer cambios arriesgados en nuestros productos estrella ¿No?

Ejecutivo 1. –  ¡Sí!, ¡Qué divertido! ¿Qué se os ocurre?

Ejecutivo 3. –  ¡Lo tengo! Cambiemos nuestro conector de 30 pines de toda la vida por uno diferente para que ningún accesorio sirva para las nuevas generaciones de productos. Cabrearemos a los que adquirieron hace poco accesorios pero los fabricantes nos adorarán.

Ejecutivo 1. – ¡Brillante! Además será un motivo imperioso para que la gente quiera comprar los nuevos productos. ¡Secretaria! Comunique al centro de diseño que desarrollen un nuevo conector. ¡Más!

Ejecutiva. – Lancemos cualquier nuevo producto con una pantalla normal y pasado un tiempo, digamos seis meses, saquémoslo con pantalla Retina. Pongámosles pantalla retina incluso al iPod Shuffle.

Ejecutivo 1. –  Ideal para iPad de 7”. Secretaria Especifique a los desarrolladores que diseñen un iPad más pequeño con pantalla normal y otro con pantalla Retina, para sacarlo medio año después del anterior.

Ejecutivo 2. – ¿Y sí… esto es fuerte? ¿Y sí sacamos ya el iPad 4? y descatalogamos el iPad 3…

Ejecutiva. – ¡Mola! el iPad 3 apenas si lleva seis meses en el mercado.

Ejecutivo 3. – Pero eso no es todo. Descatalogamos el iPad 3 pero.. ¡seguimos vendiendo el IPad 2!

Ejecutivo 1. –¡Qué cabrón! ¡Me gusta! ¡Hagámoslo! ¿Qué más?

Ejecutiva . –  Por qué no ponemos algún defectillo gracioso. Os acordáis cuando hicimos la broma de la antena del iPhone. ¡Qué risa!

Ejecutivo 1.- No me lo recuerdes, menudo rebote cogió el jefe. Pero eso ahora no haría gracia. Debemos buscar algo nuevo.

Ejecutiva. – ¿Que os parece que… las fotos del iPhone salgan coloreadas según le dé la luz.

Ejecutivo 2. –  ¡Rosa! qué las fotos salgan rosadas. ¡La monda!

Ejecutivo 1. –¡Juaaa! Secretaria, comunique a los diseñadores que queremos sensores para el iPhone, rosas. ¡Más!

Ejecutivo 3. – La nueva aplicación de mapas. Hagamos que ponga cosas como que Berlín está en el Polo Sur o que los puentes tengan curvas. Al fin y al cabo todo el mundo usa los mapas de Google; nadie se perderá pero ¡menudo cachondeo!

Ejecutivo 1.- ¡Fenomenal! ¡Vaya! es casi la hora. Por cierto se me olvidaba. La nueva versión de iTunes, ¿No es un poco complicada?

Ejecutivo 2. – La verdad es que la anterior versión era más fácil e intuitiva.

Ejecutivo 1. – ¡Va, qué se jodan! Secretaria, apunte la nueva versión de iTunes como una putada más!

Ejecutiva. – ¿No nos estaremos pasando?

Ejecutivo 1. – No hay de que preocuparse. Mientras mantengamos los precios escandalosamente altos y regalemos pegatinas de manzanas, todos los chalados del  mundo seguirán comprando lo que les echemos.

Ejecutiva. –  No sé, No sé. ¡En fin! Ya lo veremos.